Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trump atiza el discurso contra la inmigración en un acto con víctimas de crímenes: “Esto es una separación permanente”

El presidente asocia a los extranjeros indocumentados con la violencia tras el revés por su política de separar padres y niños migrantes en la frontera

Donald Trump, en el centro, en un acto con familiares de víctimas.
Donald Trump, en el centro, en un acto con familiares de víctimas. AP

La separación de niños migrantes indocumentados de sus familias en la frontera ha desatado tal ola de indignación fuera y dentro de EE UU que Donald Trump se vio forzado el miércoles a rectificar su política e impulsar una orden ejecutiva que, con muchas lagunas técnicas y legales, frena esta práctica. Este viernes, sin embargo contraatacó en la opinión pública con un acto que asociaba sin complejos inmigración y crimen.

Trump se subió a una escenario con padres de niños y adolescentes que habían sido asesinados por inmigrantes irregulares. “Todo lo que me queda de mi hijo son estas cenizas”, dijo una mujer con un bote en la mano, tras relatar cómo su chico de 13 años había sido asesinado. “Gracias a la policía y a la guardia fronteriza, sigan luchando”, remató. Otra contó cómo su hija había muerto a las 24 horas de graduarse. “Mi separación es permanente”, clamó. Otro, expuso que a la suya la habían secuestrado, violado y apuñalado hasta la muerte. Muchos llevaban retratos de esos chicos muertos.

Los familiares fueron uno a uno contando su historia, a cuál más desgarradora, recalcando en todo momento el origen extranjero del delincuente y, no solo extranjero, sino su condición de extranjero sin papeles. Por un momento parecía que la pérdida terrible lo hubiera sido menos a manos de alguien con sus documentos en regla.

No hay datos que avalen que el aumento de la inmigración conduzca a más violencia. Al contrario, varios estudios indican lo contrario referidos concretamente a los extranjeros irregulares. Un informe del Instituto Cato, un laboratorio de ideas de corte libertario, analizó los datos del Departamento de Seguridad Pública de Texas de 2015 para concluir que los indocumentados concentraban una tasa de condenas penales mucho más baja que los nativos: con relación a su peso en la población, había un 56% menos condenas. Otro, publicado en marzo por el periódico Criminología y citado esta semana por The Washington Post, subrayaba que los Estados con más población inmigrantes irregular registraban menos índices de criminalidad que aquellos con menos sin papeles, analizando el periodo 1990-2014.

"Estos son los ciudadanos estadounidenses permanentemente separados de sus seres queridos", aseguró Trump en el acto de este Trump. "Es hora de apoyar a nuestra policía, proteger a nuestras familias y salvar las vidas estadounidenses", añadió el presidente. Al acabar el acto, Trump firmó autógrafos en los retratos de esos jóvenes muertos.

La asociación de la inmigración al crimen ha supuesto una de las grandes estrategias de Trump en el debate migratorio. En la convención republicana de verano de 2016, cuando se coronó como candidato presidencial, también participaron familiares de víctimas de crímenes violentos cometidos, según iban contando en el escenario, por inmigrantes irregulares. Su Administración ha creado la Oficina de Apoyo de Víctimas de Delitos de la Inmigración, en inglés, Victims of Immigration Crime Engagement, cuyas siglas forman la palabra VOICE (voz).

Más información