La nueva amenaza del volcán Kilauea: una nube tóxica

Un hombre resulta herido grave al ser alcanzado por la lava cuando se encontraba en el balcón de su vivienda

La nube tóxica creada por la erupción del Kilauea cubre la costa de la Gran Isla de Hawái.Vídeo: TERRAY SYLVESTER (REUTERS) / REUTERS-QUALITY

Los habitantes de Hawái se enfrentan a una nueva amenaza, potencialmente mortal, relacionada con la erupción del volcán Kilauea. Este domingo, las autoridades advirtieron de los peligros de la llegada de los ríos de lava al océano Pacífico, que pueden producir una gran nube tóxica de gases ácidos. La entrada de lava caliente en el océano podría contaminar el aire con una sustancia conocida en inglés como laze, por la combinación de las palabras lava y haze (neblina).

La erupción se cobró este sábado su primer herido grave, cuando la lava alcanzó la pierna de un hombre que se encontraba en su balcón en un tercer piso, informaron medios locales. La víctima se encontraba en el balcón de su vivienda cuando la lava voló por el aire hasta impactar en la parte baja de su pierna, según explicó una portavoz del condado de Hawái, Janet Snyder, a la cadena de televisión local HawaiNewsNow. "Le golpeó en la espinilla y destrozó todo de allí para abajo en su pierna", aseguró Snyder. El hombre, que no ha sido identificado, fue trasladado al hospital con heridas graves.

La lava, al entrar en contacto con el agua del mar envía al aire partículas de cristal fino y ácido clorhídrico, que son desplazadas por el viento y "pueden cambiar de dirección sin aviso previo" y, según ha indicado en su página web la Defensa Civil del Condado de Hawái, "pueden provocar irritación de los pulmones, los ojos y la piel". El departamento ha alertado a los automovilistas, a navegantes y a bañistas para que tengan cuidado con este fenómeno, causado después de que dos corrientes de lava hayan llegado al mar tras atravesar la carretera 137, en la costa sur de la Isla Grande de Hawái, entre la última hora del sábado y la primera hora del domingo. 

Más información
La erupción del volcán hawaiano Kilauea entra en una fase explosiva
El volcán Kilauea pone en alerta roja a Hawái
Hawái emite una alerta por gas tóxico tras una “erupción explosiva” del Kilauea
Dos nuevas erupciones del volcán hawaiano Kilauea provocan nuevas evacuaciones

En las últimas horas el Servicio Geológico de los Estados Unidos ha informado de que las emisiones de gases volcánicos "se han triplicado". Debido a vientos moderados, en las áreas situadas a favor del viento se incrementará la contaminación atmosférica por la combinación de las emisiones con la humedad, el polvo y la luz solar por lo que las autoridades han pedido a la población que "tome medidas para limitar la exposición".

Una colada gigante, que llegó a los seis metros de altura, bloqueó este domingo parte de la carretera 137, al sur de la isla, informó una emisora local de televisión. Kilauea es uno de los volcanes más activos del mundo y el más grade de los cinco de las islas Hawái. La erupción obligó a evacuar a unas 2.000 personas. Al entrar en contacto con el agua del mar, la lava se encuentra a unos 1.000 grados centígrados. En las condiciones atmosféricas de este domingo, con vientos fuertes y abundantes coladas de lava llegando al océano, la contaminación podría extenderse hasta 24 kilómetros, fundamentalmente siguiendo la línea de costa y mar adentro.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La calidad del aire en Kona, a 64 kilómetros del volcán, estaba en el nivel "naranja", lo que significa que las personas de edad avanzada y con problemas pulmonares podrían resultar afectadas.

Las autoridades no temen que haya víctimas porque las áreas residenciales más vulnerables han sido evacuadas y la región donde se encuentra el volcán, en el sudeste de la isla, no está muy poblada. En una situación similar en 2000, la neblina de gas clorhídrico causó la muerte a dos personas. El Servicio Geológico de Estados Unidos ha comparado la lluvia ácida que provoca con la capacidad corrosiva de los ácidos de las baterías.

Kilauea, uno de los volcanes más activos del mundo, comenzó a lanzar lava y vapores de ácido sulfúrico a través de varias fisuras abiertas en su flanco oriental el 3 de mayo. Comenzó entonces la última fase de un ciclo de erupción que ha continuado casi sin parar desde hace 35 años.

La apertura de, al menos, 22 puntos por los que fluye la lava, ha estado acompañada de terremotos y erupciones periódicas de ceniza, roca volcánica y gases tóxicos en el cráter del volcán. La lava ha destruido docenas de hogares y otros edificios. Con la carretera 137 cortada, las autoridades intentaban el domingo abrir la cercana autopista 11, que quedó bloqueada hace cuatro años por otra erupción, para utilizarla como ruta alternativa.  

Los científicos creen que la actividad volcánica que se ha registrado en las últimas semanas puede ser el anuncio de una gran erupción, similar a otras registradas en el Kilauea en el siglo XX. Según han explicado técnicos de la agencia pública que supervisa la actividad volcánica es posible que esté en camino una erupción más violenta, con lava más viscosa y a mayor temperatura, que podría brotar a hasta una altura de 180 metros, como ocurrió en 1955.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS