Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Stormy Daniels asegura que el entorno de Trump la amenazó físicamente delante de su hija

La actriz porno relata en una entrevista su encuentro sexual con Trump y se niega a revelar si tiene pruebas del mismo. "No tengo ninguna razón para mentir"

Stormy Daniels, durante la entrevista en CBS emitida este domingo. REUTERS-QUALITY

La actriz porno Stormy Daniels, de 39 años, asegura que el entorno del presidente Donald Trump la amenazó físicamente delante de su hija pequeña en un aparcamiento de Las Vegas para que “le dejara en paz”. Sucedió en 2011, cuando ella había dado una entrevista a la revista InTouch en la que contaba un affair con Trump. Daniels, cuyo verdadero nombre es Stephanie Clifford, volvió a contar la aventura sexual, con morbosos detalles, este domingo en televisión, en una esperadísima entrevista. Es la primera vez que habla en público desde que denunció al presidente y a sus abogados, que niegan los hechos. Estos son los principales pasajes de la entrevista de Stormy Daniels en CBS.

El encuentro con Trump

La escena es un torneo de golf de famosos celebrado en el lago Tahoe (en la frontera entre California y Nevada) en 2006. Stormy Daniels dice que le presentaron a Trump, él la invitó a cenar y acabaron en su habitación. Trump no paraba de hablar de sí mismo y le dijo: “¿Has visto mi última revista?”, enseñándole una publicación que lo sacaba en portada. Ella le dijo: “Alguien debería darte unos azotes con esa revista”. Según el relato, Trump se quedó helado con la respuesta y después, en broma, de hecho se bajó los pantalones y dejó que ella le azotara con la revista. “Él me dijo ‘uau, tú eres especial. Me recuerdas a mi hija”.

Por entonces, la actual primera dama, Melania Trump, acababa de dar a luz a su hijo. “Pregunté. Él apartó el tema diciendo ‘ah, sí, sí, ya sabes, no te preocupes por eso, tenemos habitaciones separadas y todo”.

Stormy Daniels asegura que tuvieron sexo en la habitación a pesar de que ella no quería en realidad y de que no le gustaba. Ella tenía 27 años y él, 60. Él no utilizó preservativo y ella no lo pidió.

Se volvieron a ver al año siguiente. Trump le había prometido que intentaría meterla como concursante en el programa Celebrity Apprentice, en el que él era la estrella. Se reunieron una vez para discutir el asunto. En la habitación de hotel, Trump le hizo ver un documental sobre tiburones. Ella se fue sin que pasara nada. Finalmente, Trump no consiguió meterla en el programa.

Stormy Daniels asegura que nunca más se acostó con Trump.

Las amenazas

En 2011, Daniels recibió una oferta de la revista InTouch para contar su affair con Trump por 15.000 dólares. La entrevista nunca se publicó, según dos antiguos empleados de la revista citados por CBS, porque llamaron a Trump para pedirle su versión y su abogado personal, Michael Cohen, amenazó con denunciarles. Daniels dice que nunca le pagaron y que recibió amenazas en un aparcamiento de Las Vegas.

“Estaba en un aparcamiento, yendo a clase de fitness con mi hija pequeña, hablando, ya sabes, con el asiento hacia atrás, la bolsa de los pañales, sacando cosas. Se me acercó un tipo y me dijo: ‘Deja a Trump en paz. Olvida la historia’. Y entonces se asomó y miró a mi hija y dijo: ‘Es una niña preciosa. Sería una pena que le pasara algo a su madre’. Y se fue”.

Asegura que lo reconocería si lo volviera a ver. Preguntada sobre por qué no acudió a la policía, responde: “Tenía miedo”.

El acuerdo de confidencialidad

Una vez metidos en la campaña electoral de 2016, cuando Trump ya había logrado la nominación republicana, “de pronto la gente me volvió a contactar para ofrecerme dinero” a cambio de la historia. “¿Me sentí tentada? Sí. Tenía dudas. Y entonces recibí la llamada: ‘Creo que tengo el mejor trato para ti”. Era su abogado de entonces.

El trato era firmar un acuerdo para llevarse 130.000 dólares a cambio de no contar su historia. Según Daniels, el atractivo del acuerdo era, aparte del dinero, que la historia no dañaría su carrera y que su hija, que ya tiene edad para entender las noticias, no se vería expuesta a todo lo que precisamente está pasando ahora. Preguntada si entiende que la consideren una oportunista, dice: “Creo que el hecho de que ni siquiera negociara, que dijera que sí muy deprisa a un contrato muy estricto, y por una cifra que la mayoría está de acuerdo en que es muy baja, es toda la prueba que necesito”.

Las consecuencias para ella

En total, Stormy Daniels ha negado por escrito el affair con Trump tres veces, en distintos documentos ofrecidos por sus abogados. “Me sentí intimidada, y sinceramente, acosada. Y no sabía que hacer. Así que firmé. Incluso aunque repetido expresamente que no iba a romper el contrato, pero no estaba a gusto mintiendo”.

Preguntada por si tiene pruebas, como parece amenazar su abogado, asegura que le han aconsejado que no hable de ello por ahora. ¿Cómo sabemos que dice la verdad? “Porque no tengo razón para mentir. Me estoy exponiendo a un posible peligro y, desde luego, un montón de mierda”.

Más información