Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las alianzas agitan la carrera presidencial en Colombia

Los resultados de las legislativas marcan las estrategias de campaña con vistas al 27 de mayo

Los candidatos presidenciales Germán Vargas Lleras, a la izquierda, e Iván Duque.
Los candidatos presidenciales Germán Vargas Lleras, a la izquierda, e Iván Duque. EFE

La campaña presidencial en Colombia comenzó formalmente esta semana con los resultados de las elecciones legislativas del domingo sobre la mesa. De esos comicios salieron dos ganadores, el uribista Iván Duque y el exalcalde de Bogotá Gustavo Petro, impulsados por el triunfo en sus respectivas primarias. Sin embargo, el reparto del nuevo Congreso, muy fragmentado, demuestra que hay varios candidatos con posibilidades, lo que ha alentado un debate sobre alianzas en la derecha, el centro y la izquierda antiestablishment con vistas a las elecciones del 27 de mayo.

Las probabilidades de que algunos aspirantes alcancen un acuerdo antes de la primera vuelta están, al menos por el momento, en el aire. Lo que sí está claro es que los envites cruzados han comenzado a dominar el mapa político. Duque y Germán Vargas Lleras, antiguo vicepresidente de Juan Manuel Santos y líder de una lista conservadora, comparten, por ejemplo, la necesidad de fraguar una alianza en el Parlamento. Los dos dirigentes salieron victoriosos del examen del pasado domingo.

Un caso de compra de votos

El Procurador colombiano, Fernando Carrillo Flórez, ordenó el martes la investigación y suspensión cautelar de tres meses de la representante a la Cámara y senadora electa por el Partido Conservador Aída Merlano por la presunta compra de votos y fraude electoral.

Según la investigación, el cuartel general de la campaña de la dirigente política, con sede en Barranquilla, en la Costa Caribe, pagó cerca de dos millones de dólares para corromper a los electores y comprar votos.

“No podemos permitir que dado el inicio de las sesiones ordinarias, en menos de 48 horas, una persona que haya incurrido en estas prácticas, entre ellas, la compra de votos y la corrupción al sufragante, pueda iniciar sus labores legislativas como si nada hubiera pasado”, mantuvo el órgano de control. El procurador pidió también al Partido Conservador que “inicie y acelere las investigaciones disciplinarias en contra de Merlano” y, si necesario, le imponga las sanciones más drásticas, como la expulsión. <NO1>Finalmente, manifestó que estará atento a que se aplique en este caso, la figura constitucional de la silla vacía, al considerar que al haber sido elegida por votación popular el pasado 11 de marzo como Senadora, no podrá ser reemplazada en los términos del artículo 134 de la Carta Política, por la comisión de delitos contra la participación democrática.

El primero, porque logró más de cuatro millones de votos en la consulta interna para decidir el candidato de la coalición entre los expresidentes Álvaro Uribe y Andrés Pastrana y porque su formación, el Centro Democrático, fue la más votada en el Congreso. El segundo, porque Cambio Radical, el partido que lo sostiene, mejoró notablemente su presencia en las dos Cámaras.

“Todo el mundo propone muchas iniciativas, muchas reformas, pero nadie individualmente obtuvo en las elecciones del domingo pasado, más del 20% de la representación en el Senado y una proporción similar en la Cámara, de manera que constituir y formar la nueva alianza o la alianza que vaya a conducir los destinos de la rama legislativa en el poder público es algo indispensable”, mantuvo Vargas Lleras.

Duque coincidió con él en el fondo del mensaje. El aspirante asegura que su propuesta se dirige a “todos los colombianos sin exclusiones” y, desde los micrófonos de la W Radio, hizo una invitación a la sociedad y a la clase política a dejar a un lado las peleas. Con una salvedad, remarcó: la querencia por el modelo que, en su opinión, encarna Gustavo Pedro. El sistema “que arruinó Venezuela”. Tanto Duque como Vargas Lleras han hecho de su rechazo al chavismo un eje crucial de su discurso, que en buena medida está determinando el rumbo de la campaña electoral.

Fajardo y De la Calle

En el centro también se debate en torno a alianzas. Los días posteriores a las elecciones se volvió a especular sobre un posible acuerdo entre Sergio Fajardo, exalcalde de Medellín que ya concurre con el apoyo de los Verdes y el progresista Polo Democrático, y Humberto de la Calle, aspirante del Partido Liberal. Lo intentaron, aunque ese entendimiento no se concretó para la primera vuelta.

“Los colombianos no estamos obligados a escoger entre dos extremos. Tengo indiscutibles afinidades con Sergio Fajardo. Le dije que buscáramos un mecanismo de convergencia, pero no fue posible. Hoy encarno las ideas de un partido”, consideró el antiguo negociador de paz con las FARC. Las ofertas y las negociaciones, en esta fase de la carrera presidencial, son parte, en cualquier caso, de las estrategias políticas elegidas por los candidatos. Por otro lado, tanto De la Calle como Duque y Petro no podrían renunciar a encabezar una lista el 27 de mayo sin tener que devolver, por ley, las aportaciones públicas destinadas a la organización de las primarias.

Todos estos aspirantes, con la excepción de Petro, miran además con interés a dos fuerzas, el moderado Partido de la U y el Partido Conservador. Estas formaciones perdieron apoyos con respecto a la anterior legislatura, pero conservan alrededor de cuatro millones de votos en las dos Cámaras que pueden resultar útiles no solo para formar alianzas parlamentarias sino también para elegir al sucesor de Santos.