Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

Investigados por borracheras los viajes de famosos para animar a las tropas canadienses

Las autoridades de Canadá indagan en los vuelos con celebridades a destacamentos militares, por sospechas de agresión sexual y consumo excesivo de alcohol

El jefe del Estado mayor de las fuerzas armadas canadiense, Jonathan Vance.
El jefe del Estado mayor de las fuerzas armadas canadiense, Jonathan Vance. Canadian Forces Combat Camera

Cantantes, deportistas y actores viajan para levantar la moral de los ejércitos en distintas zonas del mundo. La visita de Marilyn Monroe a Corea, en 1954, para cantar frente a las tropas estadounidenses, o la de David Beckham a Afganistán, para convivir con los soldados británicos en 2010, son ejemplos de esta práctica. El ejército canadiense tiene un programa similar desde 2006, pero ha quedado suspendido temporalmente debido a investigaciones en curso sobre comportamientos reprobables en el vuelo más reciente. La prensa canadiense, a partir de varios testimonios, habla de un “Mardi Gras [martes de carnaval] a 35.000 pies de altitud”. Al parecer es una práctica asentada.

El pasado 2 de diciembre, un avión militar despegó a la una de la tarde desde Ottawa, la capital del país, hacia Atenas, para que varias personalidades tuvieran la oportunidad de convivir con la tripulación de la fragata NCSM Charlottetown, que realiza operaciones en el Mediterráneo. Los comportamientos ocurridos durante el vuelo han salido a la luz, a raíz de que uno de los pasajeros fuera acusado de agredir sexualmente a una sobrecargo.

El diario Toronto Star recopiló bajo anonimato testimonios de personas que volaron ese día. “Algunos individuos se presentaron con su propio alcohol y subieron al avión borrachos”, comentó una de las fuentes. Ya en el aire, un grupo de pasajeros bebió sin parar, y dos de ellos, completamente intoxicados, orinaron en sus asientos. Otros mostraron actitudes lascivas hacia algunas sobrecargos. De acuerdo con los reglamentos el personal militar tiene prohibido ingerir alcohol en los vuelos. Sin embargo, los testimonios señalan que estas medidas no se han aplicado desde hace tiempo a las personalidades que colaboran en estos viajes, dando lugar así a episodios regados por bebidas espirituosas.

David “Tiger” Williams es un reconocido exjugador de hockey sobre hielo. El viaje a Atenas fue su decimoquinta participación en este programa del ejército canadiense. Williams fue acusado formalmente el pasado 8 de febrero de agredir sexualmente a una sobrecargo en ese vuelo. “Tiger niega cualquier delito y confía en que será exonerado”, declaró Michael Lacy, abogado de Williams, al diario The National Post. A pesar de que el incidente fue denunciado durante el trayecto, el exjugador continuó en la gira. Después de Grecia, la delegación estuvo en Letonia, donde varios soldados canadienses forman parte de un grupo táctico de la OTAN. Las autoridades han señalado que, debido a retrasos en la cadena de mando, tuvieron conocimiento del incidente cuando ya se encontraban en el segundo país. La sobrecargo volvió a Canadá en un vuelo comercial.

Jonathan Vance, jefe del Estado mayor de las fuerzas armadas canadienses, anunció el pasado viernes que este programa queda temporalmente suspendido hasta que concluyan las pesquisas. No obstante, adelantó que el consumo de alcohol estará prohibido de ahora en adelante. Vance también expresó que la información aparecida en la prensa sobre las costumbres en los vuelos es exagerada y que espera que la labor de las personalidades canadienses se reanude rápidamente. Cabe destacar que los participantes en estos viajes no reciben remuneración alguna, aunque, después de todo, los gastos salen de los bolsillos de los contribuyentes.

Síguenos en Twitter y en Flipboard