Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición venezolana rechaza concurrir a las elecciones chavistas

La Mesa de la Unidad Democrática crea un frente amplio en Venezuela para exigir condiciones transparentes en próximas votaciones

Maduro, el pasado viernes con oficiales en La Guaira (Venezuela). En vídeo, declaraciones de líderes opositores venezolanos.

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la coalición de los partidos de la oposición, decidió este miércoles no participar en las elecciones presidenciales convocadas por la chavista Asamblea Nacional Constituyente para el 22 de abril por considerar que no cumplen condiciones ni garantías democráticas. “Retamos al gobierno de [Nicolás] Maduro a que se mida contra el pueblo en unas elecciones de verdad. Para que estas sean posibles, le invitamos a dejar el miedo y a aceptar las condiciones electorales contenidas en el documento hecho y aprobado por unanimidad por los cancilleres de Bolivia, Nicaragua, San Vicente (escogidos por el propio gobierno venezolano), México y Chile, al finalizar la jornada de negociación el día 2 de diciembre en República Dominicana”, reza el comunicado de la alianza difundido este miércoles. “Convocamos al país a salirnos del cerco de pensar que la decisión frente a esta farsa es participar o no. Estas no son elecciones. Nuestro objetivo es lograr elecciones de verdad”, recalca la coalición.  

En el documento promovido por la oposición en las negociaciones en la ciudad de Santo Domingo se establecen, entre otras exigencias, la realización de comicios en el segundo semestre de este año. También se propone la conformación de un Consejo Nacional Electoral equilibrado, la invitación a misiones de observación internacional independientes en todas las fases del proceso, el voto de los venezolanos en el exterior. La oposición también demanda el acceso igualitario a los medios de comunicación públicos y privados, la revocatoria de las inhabilitaciones a partidos y líderes, y la realización de las auditorias técnicas que permitan brindar “transparencia” y “confiabilidad” al proceso.

La MUD no ha descartado escoger a un líder unitario en unas eventuales votaciones que solo cumplan con las condiciones legales. “Estamos listos para participar. Pero, en caso contrario, no cuenten con la Unidad Democrática ni con el pueblo para avalar lo que hasta ahora es solo un simulacro fraudulento e ilegítimo de elección presidencial”, agregaron.

Los opositores también han convocado a la constitución de un Frente Amplio Nacional para articular fuerzas sociales y políticas que consigan este año elecciones “limpias y competitivas”. Ángel Oropeza, coordinador de la MUD, ha asegurado que en los próximos días dictarán líneas de acción para el desarrollo de esta organización.

El presidente Nicolás Maduro ha atribuido la decisión de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) de no participar en la votación del 22 de abril al "miedo" a perder. "Si no van a las elecciones: ¿Para dónde van? ¿Para la guerra? ¿Van a dar un golpe de Estado?", señaló este miércoles.

El mandatario venezolano no ha torcido su voluntad de realizar unos comicios sin adversarios. "Vamos a elecciones, con MUD o sin MUD. El pueblo participará en las elecciones como una gran fiesta electoral". La alianza opositora se ha retirado de la competencia electoral después de que el régimen desconociera las legislaciones del país y adelantara sufragios con un Consejo Nacional Electoral afín al chavismo.

Ante las criticas del Grupo de Lima y la oposición, Maduro ha respondido de forma errática y arreciado en su intención de controlar todos los poderes. "La idea es adelantar todas las elecciones posibles y dejar camino libre por cuatro años para dedicarnos a fortalecer la economía nacional", agregó.

Su última jugada ha sido respaldar la propuesta de Diosdado Cabello, el segundo poderoso del chavismo, de adelantar sufragios parlamentarios para el 22 de abril. Para este propósito ha ordenado a la Asamblea Nacional Constituyente, un órgano que ha usurpado competencias del Poder Legislativo, continuar con la convocatoria.

"En Venezuela hace falta una nueva Asamblea Nacional (en referencia a la Cámara controlada por la oposición). Y propongo que se sumen las elecciones de los consejos legislativos y los consejos municipales", dijo.

La decisión alcanzada por la MUD era hasta hace poco un secreto a voces. El martes, Primero Justicia (PJ), el partido del excandidato presidencial Henrique Capriles, había anunciado que tampoco participaría en los comicios. De los grandes cuatro partidos de la MUD, autodenominados el G-4, el primero en apartarse del proceso electoral fue Voluntad Popular, fundado por Leopoldo López.

Con un sistema electoral controlado por el chavismo y el retiro de los partidos fuertes de la oposición de la contienda, la reelección de Nicolás Maduro como presidente de Venezuela es inminente. Su contrincante hasta ahora es el pastor evangélico Javier Bertucci, conocido por estar involucrado en el escándalo de los Panama Papers en 2017 y por haber estado detenido por contrabando en 2010.

La decisión, adoptada por las fuerzas mayoritarias de la alianza tras días de debate interno, se debe a la ausencia de garantías democráticas. El Gobierno venezolano trató de imponer sus reglas del juego en la mesa de diálogo instalada en República Dominicana. Esa presión hizo saltar por los aires las negociaciones y finalmente el oficialismo optó hace dos semanas por fijar los comicios, que ahora quiere hacer coincidir con la votación del nuevo Parlamento, sin escuchar a la oposición.

El golpe obligó a la MUD a decidir si participar en un proceso electoral cuyo resultado ya está escrito o redoblar el pulso al régimen. Finalmente prevaleció un criterio mayoritario. La oposición, una amalgama muy frágil de 18 partidos nacionales, llevaba meses dividida, tiene distintos criterios sobre la estrategia y no está vertebrada por un liderazgo claro tras sufrir ilegalizaciones e inhabilitaciones de dirigentes. Las principales formaciones ya habían manifestado su rotundo rechazo a la elección, pero esta posición tenía matices en cada organización.

El chavismo aceleró su deriva hace un año al ordenar la disolución del Parlamento de mayoría opositora. Esa decisión desató una oleada de protestas que dejó más de 120 muertos y sumió al país en el caos. No obstante, las fuerzas críticas con el Gobierno se mantuvieron unidas. Primero, contra la elección de una Asamblea Nacional Constituyente. En segundo lugar, aceptando concurrir a las regionales celebradas en octubre. El nulo control ejercido sobre esos comicios, las sospechas de fraude y un mal resultado fracturaron a la MUD, cuyos principales partidos optaron por no presentarse a las municipales de diciembre.

Pero ahora los principales partidos opositores vuelven a intentarlo. Ayer convocaron a la constitución de un frente amplio para articular fuerzas sociales y políticas que consigan este año elecciones “limpias y competitivas”. En ese caso, si consideraran que se dan las condiciones necesarias, la MUD podría presentar un candidato.

Un posible contrincante

Finalmente, ningún dirigente de la MUD ha postulado como independiente su candidatura hasta el momento. Solo Henri Falcón, el exgobernador del Estado de Lara (occidente venezolano), había demostrado días atrás su intención de inscribirse como contrincante de Maduro. Su partido, Avanzada Progresista, ha buscado el respaldo de otras organizaciones políticas en este propósito.

Luis Romero, secretario general de Avanzada Progresista, ha asegurado el martes que inscribirán a su líder como candidato a las votaciones. “Consideramos que la unidad es mucho más que la MUD. Es mucho más que el G4. Los compañeros del Movimiento Juntos son bienvenidos a esta cruzada. Nosotros tenemos a nuestro candidato y vamos a participar”, agregó. Hasta el domingo serán las inscripciones de los candidatos ante el CNE.

Falcón, un abogado y militar retirado del Ejército, militó con el chavismo hasta el 22 de febrero de 2010. Ese día, en una carta publicada en diferentes periódicos nacionales, había informado su renuncia del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). La decisión enfureció al entonces presidente Hugo Chávez que lo creyó un traidor.

Su postura ha sido criticada por los sectores radicales de la oposición por creerlo afín al Gobierno de Venezuela. Falcón rechazó el retiro de los cuadros de Chávez y de Simón Bolívar –el diseñado por el oficialismo– de la Asamblea Nacional por parte de Henry Ramos Allup, dirigente de Acción Democrática, en enero de 2016. “¡Todos los venezolanos llevamos en el corazón un sentimiento nacionalista que debe ser respetado, por encima de cualquier diferencia partidista!”, dijo en ese momento. También, a diferencia de la mayoría de los líderes de la MUD, admitió la derrota de la oposición en las elecciones de gobernadores, en octubre de 2017.

Más información