Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘La Rasputina’ surcoreana, condenada a 20 años de cárcel

Choi Soon-sil, confidente de la expresidenta Park, ha sido declarada culpable de abuso de poder, corrupción e interferencia política

Choi Soon-sil, este martes a su llegada al tribunal de Seúl (Corea del Sur).
Choi Soon-sil, este martes a su llegada al tribunal de Seúl (Corea del Sur). Reuters

Choi Soon-sil, la confidente de la expresidenta surcoreana Park Geun-hye, ha sido condenada este martes a 20 años de cárcel. El tribunal del distrito central de Seúl la ha declarado culpable de abuso de poder, corrupción e interferencia política. Estaba acusada de confabularse con Park para extorsionar por valor de millones de dólares a las grandes empresas de Corea del Sur. También ha sido acusada de utilizar sus habilidades para conseguir contactos en las altas esferas con el fin de entrometerse en asuntos de Estado. 

Choi, de 61 años, fue una amiga muy cercana de Park durante décadas, al punto de que los medios surcoreanos la apodaron Rasputina debido a la enorme influencia que ejercía en el Gobierno de la exmandataria. Durante el escándalo que estalló en 2016 en la cuarta economía de Asia, que derivó en el arresto de Park por corrupción, su nombre pasó a las primeras planas acusada de varios casos de sobornos a empresas e instituciones. Masivas manifestaciones pidiendo la renuncia de la presidenta llevaron a su caída definitiva el año pasado.

El juez Kim Se-yoon ha considerado este martes que la acusada sacó provecho "de sus lazos personales de larga data" con la exjefa de Estado para obligar a los grandes grupos a desembolsar fondos para fundaciones bajo su control. En total, Choi Soon-sil aceptó 14.000 millones de wons (10,5 millones de euros) por parte de Samsung, que es el primer grupo empresarial surcoreano, y de Lotte, un gigante en la venta minorista. Además, "se involucró en gran medida en los asuntos de Estado", ha precisado el juez.

La amiga de la expresidenta "tiene una gran culpa" en estos casos, ha dicho el juez, tras señalar que la acusada no ha mostrado ningún signo de arrepentimiento. Choi, que este martes vestía un impermeable azul oscuro que dejaba ver el número de registro carcelario, apenas ha reaccionado al escuchar la sentencia.

Esta condena puede sentar un precedente en el futuro judicial de la expresidenta Park, procesada por corrupción. Sobre Choi pesan 18 cargos, 15 de los cuales son similares a las acusaciones contra quien fuera jefa de Estado entre 2013 y 2017.

La fiscalía había pedido una pena de 25 años de cárcel contra Choi, considerada "el alfa y omega del escándalo", además de multas y el embargo de sus bienes por un total de de 126.200 millones de wons. Choi se había declarado no culpable y ha negado absolutamente todas las acusaciones en su contra. Ha afirmado que jamás buscó obtener ventajas personas y que solo intentó ayudar a Park en su trabajo. Además, ha a la fiscalía de haberle tendido una "emboscada".

El otro acusado en este mismo caso de extorsiones a empresas es Shin Dong-bin, presidente de Lotte, el quinto grupo empresarial del país, condenado a dos años y medio de prisión. Actualmente en libertad, este martes ha comparecido ante el tribunal, donde le han ordenado pagar una fianza. Ahn Jong-beom, quien fuera consejero de Park, ha sido condenado a seis años de prisión por este caso.

En un contexto de crecientes frustraciones económicas y sociales, Park fue destituida en diciembre de 2016 por la Asamblea Nacional, decisión que confirmó tres meses más tarde la Corte Constitucional. De esta manera se levantó su inmunidad presidencial, se la citó ante la justicia y se ordenó su detención preventiva.

Más información