Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno indio anuncia un plan para extender la asistencia sanitaria a 500 millones de ciudadanos

El nuevo presupuesto también destina cientos de miles de millones para el desarrollo de las zonas rurales del país asiático

Varios pacientes esperan para ser atendidos en el hospital de Bhopal (India) en febrero de 2018.
Varios pacientes esperan para ser atendidos en el hospital de Bhopal (India) en febrero de 2018. EFE

El Gobierno indio ha anunciado el Plan Insignia de Protección Sanitaria como parte del presupuesto de este año. El sistema ofrecerá una cobertura sanitaria de 500.000 rupias (6.300 euros) por familia al año, abarcando 100 millones de hogares vulnerables y aproximadamente 500 millones de beneficiaros. Las autoridades ya han bautizado a este macroprograma como el plan sanitario más amplio del mundo. Actualmente, el Gobierno cubre gastos médicos para familias pobres hasta las 30.000 rupias por año. El umbral se elevará hasta las 500.000,

Junto con la mejora del sistema de salud pública, para el que el Ejecutivo del nacionalista Narendra Modi destinará 151 millones de euros, el Ministerio de Economía también planea una importante partida presupuestaria dedicada al desarrollo del sector de las zonas rurales del país.

El ministro de Economía, Arun Jaitley, ha anunciado la asignación de 180.000 millones de euros para crear empleo en las zonas rurales más desfavorecidas del país. La crisis del campo en India, donde viven dos tercios de una población de 1.300 millones de personas, es uno de los mayores problemas del coloso asiático. Se prevé que el país experimente un éxodo rural de 500 millones de personas para 2050, precisamente a consecuencia de la precariedad en el campo.

Con este presupuesto, el Ejecutivo del partido de centroderecha Bharatiya Janata Party (BJP) intenta ganarse a las clases más deprimidas del país en el último año antes de las elecciones generales, que se celebrarán en mayo 2019. Modi debe también hacer frente a las carencias subrayadas por el reciente Estudio Económico anual, publicado este lunes, en el que se señala la necesidad de invertir 3,6 billones de euros en infraestructuras para 2040 si se quiere mantener la progresión económica esperada.

En la presentación de los presupuestos, Jaitley ha manifestado que el crecimiento de la tercera economía más grande de Asia se está levantando y se encuentra “en el camino firme de alcanzar pronto el 8%”. El ministro también hizo hincapié en el impacto que la inyección de fondos tendrá en el sector de la salud: "Progresamos lentamente hacia un sistema de asistencia sanitaria universal", al que él mismo se refirió como "el plan de salud más grande del mundo". 

En India, “todo el mundo es admitido en los servicios públicos de salud, pero los pagos directos del propio bolsillo de los pacientes están entre los más altos del mundo”, señala un reciente informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Eso responde a que hasta ahora, el gasto público en salud en el país asiático, un 1,2% del PIB, era de los más bajos del planeta. La consecuente escasez de infraestructuras y recursos humanos en los centros públicos ha hecho crecer modelos sanitarios de pago, causando el empobrecimiento de la población. Según las Cuentas Nacionales de Salud, alrededor del 63% del gasto procedía del bolsillo de las familias.

Construcción de centros

Los nuevos servicios de salud, que empezarán a funcionar gracias a los nuevos fondos, “llevarán la atención médica más cerca de las casas”, ha dicho Jaitley. El ministro también ha anunciado la creación de 150.000 centros que ofrecerán medicinas y diagnósticos gratuitos para toda la población y revertir así la tendencia de mortalidad por enfermedades comunes. Infecciones tan frecuentes como el sarampión o la diarrea son las mayores causantes de muertes infantiles en India, que se encuentra entre los países del mundo con más defunciones por estos trastornos tratables.

El pasado verano, más de 60 bebés murieron tan solo en cinco días en un hospital público de Gorakhpur, en el estado de Uttar Pradesh, al norte del país. En su mayor parte, los fallecimientos ocurrieron porque los funcionarios responsables no pagaron a la compañía encargada de proveer al hospital con el oxígeno necesario para la sala de cuidados intensivos.

Más información