_
_
_
_

Un enorme y polémico museo sobre la Biblia abre sus puertas en Washington

El principal impulsor del proyecto, un religioso conservador, asegura que no busca "evangelizar" sino un enfoque "periodístico de las sagradas escrituras"

Amanda Mars

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Una Biblia del rey James, del año 1617, en el recién inaugurado Museo de la Biblia, en Washington.
Una Biblia del rey James, del año 1617, en el recién inaugurado Museo de la Biblia, en Washington.JIM LO SCALZO (EFE)

¿Puede uno abrir un museo sobre la Biblia, apolítico, divulgativo, libre de sectarismo y de polémica? Esa era la intención declarada por los impulsores de este nuevo gran centro abierto en Washington, y ha quedado claro que no. El proyecto, que ha supuesto una inversión de 500 millones de dólares, nace de la mano del multimillonario Steve Green, principal socio y dueño de una empresa de antigüedades de Oklahoma ducho en las noticias controvertidas de primera plana: se encargó de llevar ante el Supremo de Estados Unidos la obligación de pagar los anticonceptivos a sus trabajadoras, alegando sus creencias religiosas (ganó), y ha sido multado en el pasado con tres millones de dólares por la importación ilegal de piezas.

En un encuentro con periodistas esta semana, el propio Green aseguró que su objetivo no es evangelizar, sino "educar sobre qué es la Biblia y cómo influye" en la sociedad, sin adoptar posiciones "sectarias". Por ejemplo, la exposición aborda un asunto espinoso de la historia americana, el esclavismo, y acoge diferentes muestras de la imaginería confederada —desde la bandera hasta representaciones del presidente Jefferson Davis—, ya que las escrituras se utilizaron en muchas ocasiones para extraer argumentos a favor de la esclavitud.

Más información
Kenia culpa al turismo gay de un encuentro sexual entre leones machos
Drama en la meca culinaria estadounidense, en dos actos
Argentina busca desde hace dos días un submarino desaparecido con 44 tripulantes a bordo

Una Biblia que perteneció a Elvis Presley o una enorme colección de ejemplares de la Torá, que es el libro sagrado para los judíos, también forman parte de la colección, así como una verdadera curiosidad: uno de los pocos ejemplares que existen de la Biblia inmoral, también conocida como la Biblia de los pecadores o Biblia de los adúlteros, que data de 1631.

Se trata de una Biblia publicada en Londres que comete un error crucial: se come el “no” del séptimo mandamiento, el de “no cometerás adulterio”, así que lanza una orden muy distinta del original. El Rey Carlos I montó en cólera, multó a los editores, les quitó la licencia y ordenó quemar todos los ejemplares, pero se salvaron alrededor de una decena por las que se han pagado cifras de infarto en subastas.

El nuevo Museo de la Biblia, de ocho plantas, cuenta con una sala de cine y otra de conferencias, así como un salón de baile, es de entrada gratuita, aunque con un donativo sugerido de 15 dólares para adultos. Se trata de un imponente edificio a escasas manzanas del Capitolio, vecino del gran complejo museístico Smithsonian, que lleva el asunto de la religión al corazón de Washington, el centro político de América y, además, una ciudad rabiosamente liberal. “Esta es una visión periodística de la Biblia”, insiste Green. Pero hay motivos para el recelo. Todos los miembros del consejo son, según publicó esta semana The Washington Post, conservadores evangélicos.

Conocer lo que pasa fuera, es entender lo que pasará dentro, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Sobre la firma

Amanda Mars
Directora de CincoDías y subdirectora de información económica de El País. Ligada a El País desde 2006, empezó en la delegación de Barcelona y fue redactora y subjefa de la sección de Economía en Madrid, así como corresponsal en Nueva York y Washington (2015-2022). Antes, trabajó en La Gaceta de los Negocios y en la agencia Europa Press

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_