Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘sí’ gana el referéndum kurdo en Irak con un 92%

El primer ministro iraquí exige a Erbil que anule el resultado de la consulta, que tuvo una participación del 72,16%, y advierte de que, si no, no habrá negociación

Fiesta a favor de la independencia este martes en Duhok, Irak.
Fiesta a favor de la independencia este martes en Duhok, Irak. REUTERS

El 92,73 % de los votantes en el referéndum del Kurdistán iraquí el pasado lunes dieron su a la independencia de esa región autónoma, según ha anunciado este miércoles la Comisión Electoral. El esperado éxito choca con un aumento de la presión de Bagdad sobre el Gobierno regional al que ha pedido que anule el resultado de la consulta y entregue el control de sus dos aeropuertos internacionales. Las autoridades kurdas han rechazado tal posibilidad.

“Sobre los 3.305.925 votos emitidos, el ha obtenido el 92,73 % y el no un 7,27 %”, señala el comunicado de la Comisión. De acuerdo con la misma fuente, el total de potenciales electores en Kurdistán, las áreas administradas y la diáspora fue de 4.581.255 de personas, un millón menos de la cifra que había circulado con anterioridad al referéndum. A la inexistencia de un censo propiamente dicho, se unía la dificultad de calcular cuántos residentes de las “zonas en disputa” y kurdos en el exterior podían votar.

Nada de eso importa para el Gobierno central de Irak o para los países vecinos, vehementemente opuestos a la consulta y que temen que la eventual independencia de la región autónoma tenga un efecto contagio entre sus propias minorías kurdas. El presidente kurdo, Masud Barzani, ha subrayado que el triunfo del no significaría una secesión inmediata, sino el inicio de “negociaciones serias” con Bagdad para resolver los puntos de fricción (“zonas en disputa” y petróleo) y consensuar la separación.

Sin embargo, el primer ministro iraquí, Haider al Abadi, condiciona el diálogo a la anulación previa de los resultados. Al Abadi, que al año que viene afronta elecciones legislativas, se ve presionado no sólo desde la oposición, sino incluso por su propio bloque político al frente de cuya ala más dura se encuentra su predecesor, Nuri al Maliki. El Parlamento, reunido sin la presencia de los diputados kurdos que han boicoteado la sesión, ha pedido al primer ministro, como jefe de las Fuerzas Armadas, que envíe tropas para proteger a la población a las zonas que se disputan los gobiernos central y regional, y en especial a Kirkuk para recuperar los pozos de petróleo (en manos de los kurdos desde 2014).

En lo que parece un aviso hacia Erbil, la capital kurda, una delegación del Ejército iraquí ha viajado este miércoles al vecino Irán para coordinar esfuerzos militares. El gesto se produce al día siguiente de que soldados iraquíes se unieran a unas maniobras de las Fuerzas Armadas turcas en la frontera común. Tanto Teherán como Ankara han amenazado con sanciones al Gobierno kurdo si sigue adelante con el proceso de independencia.

Bagdad está intentando utilizar a su favor la oposición internacional al referéndum. De momento ha dicho que va a pedir a los gobiernos extranjeros que cierren sus misiones diplomáticas en Kurdistán. Además, las aerolíneas Middle East Airlines, de Líbano, y Egypt Air, de Egipto, han anunciado que dejarán de volar a Erbil, a partir del viernes cuando se cumple el plazo de 72 horas que el Gobierno iraquí dio a las autoridades kurdas para entregar el control de los aeropuertos de esa ciudad y de Suleimaniya.

“No entendemos cómo entregarles los dos aeropuertos. Ya están sujetos a la Dirección de Aviación Civil iraquí”, ha declarado el ministro de Transportes kurdo, Mowlud Murad.

La amenaza de cerrar el espacio aéreo a los vuelos internacionales también ha sido cuestionada por el Departamento de Estado norteamericano. “No sería un ejemplo diálogo constructivo”, ha dicho un portavoz. Observadores occidentales en Irak estiman que Bagdad está “reaccionando de forma exagerada”, tras el respaldo obtenido en durante la Asamblea General de la ONU en Nueva York, y expresan dudas de que por ese camino vayan a lograr algún avance.

Más información