Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier Duarte inicia una huelga de hambre en el Reclusorio Norte

El exgobernador, acusado de delincuencia organizada y lavado de dinero, se dice víctima de una persecución política

Carta de Javier Duarte
Javier Duarte, antes de ser extraditado a México. Cuartoscuro

Javier Duarte, el exgobernador de Veracruz, ha anunciado en una carta que inicia una huelga de hambre en el Reclusorio de Norte, donde aguarda su juicio por delincuencia organizada y lavado de dinero. “A partir del día de hoy comienzo mi ayuno y mi confinamiento. Por voluntad propia he solicitado estar encerrado permanentemente en mi estancia”, escribió el exmandatario expulsado por el PRI cuando las acusaciones de corrupción se fueron acumulando.

“Esta decisión la tomo con la finalidad de que se detenga la persecución política y la cacería de brujas que existe en mi contra y en contra de mis excolaboradores”, agregó Duarte en la carta manuscrita mostrada por el periodista Ciro Gómez Leyva en su informativo nocturno. En el texto, el político asegura que vive sin lujos en la prisión y que sus exfuncionarios fueron presionados para declarar en su contra y “crear una cortina de humo que distraiga a la sociedad del desastre de Gobierno que existe actualmente en el Estado de Veracruz”. El actual gobernador, Miguel Ángel Yunes, del PAN, afirma que ese desastre fue ocasionado por Duarte y su círculo de allegados, quienes dejaron la entidad al borde de la quiebra.

En su carta, Duarte pide al Consejo de la Judicatura intervenir para frenar a la jueza Alma Aleida Sosa Jiménez. “Curiosamente es la juez que ha liberado todas las órdenes de aprehensión y quien actúa bajo las órdenes del dictador que actualmente se ostenta como gobernador”. Duarte dice solidarizarse con Arturo Bermúdez, exsecretario de Seguridad Pública, Gina Domínguez, su exvocera; Mauricio Audirac, exsecretario de finanzas; Francisco Valencia, exdirector de la comisión del agua. Todos ellos están en la prisión de Pacho viejo, en Coatepec (Veracruz). “Estoy consciente del infierno por el que están pasando”, afirma Duarte.

El exgobernador termina la misiva con su firma y una cita bíblica: La verdad nos hará libres. La frase es también el lema de la Universidad Iberoamericana, el centro de estudios del que egresó el exgobernador con el título de licenciado en Derecho.

Javier Duarte se ha convertido en el emblema de la corrupción política en el Gobierno de Enrique Peña Nieto. Antes de su caída, fue citado como ejemplo del nuevo PRI por el presidente mexicano. Sin embargo, las acusaciones de corrupción fueron aumentando la presión para él y para sus colaboradores. Una de sus últimas promesas públicas la hizo en la televisión en octubre pasado. En aquel entonces dijo al periodista Carlos Loret que no huiría de México y se defendería de las acusaciones que lo responsabilizaba de encabezar una red de empresas fantasma que desviaba recursos públicos para comprar propiedades.

Sin embargo, el rastro de Duarte se perdió horas después de declarar aquello en televisión nacional. Después de seis meses prófugo la policía mexicana lo capturó en un balneario de Guatemala. El exgobernador fue extraditado a México el 17 de julio. Al arribar a la capital, el político fue trasladado al Reclusorio Norte para celebrar su primera audiencia. Los reporteros dijeron aquel día que el primer alimento que Javier Duarte probó en prisión fue cochinita pibil, un tradicional plato yucateco.

La Fiscalía mexicana está recopilando pruebas para poder mantener a Javier Duarte en prisión, uno de los grandes reclamos que hacen los mexicanos a la administración del PRI. El exmandatario ha contratado a un poderoso despacho privado para su defensa. El juicio iniciará cuando finalice este periodo. Será entonces cuando Duarte comprobará si la frase bíblica le dará la libertad o una sentencia de al menos cinco años de cárcel.

Más información