Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Líbano se suma a Túnez y Jordania en la defensa de la mujer

El Parlamento libanés deroga el artículo 522 del Código Penal por el que los violadores eran exonerados de su pena al contraer matrimonio con sus víctimas

Exposición de la artista Mireille Honein, en Beirut en abril.
Exposición de la artista Mireille Honein, en Beirut en abril. AFP

Hoy las libanesas están de celebración, tras que el artículo 522 del Código Penal, popularmente conocido como ‘cásate con tu violador’, fuera abolido este miércoles por el Parlamento. El Ejecutivo libanés da un paso más en la protección de las mujeres sujetas a arcaicas leyes desfasadas con respecto a la realidad social del país. Sin embargo, las ONG que defienden los derechos de la mujer recuerdan que aun queda mucho camino por recorrer en un país donde las menores de hasta nueve años pueden ser entregadas en matrimonio o donde la violencia de género es tan común como que los agresores escapen impunes ante la ley.

“No deberíamos caer en la trampa. Los parlamentarios simplemente quieren crearse buena imagen ante la opinión pública”, dice Maya Ammar, responsable de comunicación de la ONG libanesa Kafa (‘Basta’ en árabe), que lleva años luchando por la defensa de los derechos de las mujeres. Hasta ayer, cualquier varón acusado de violación podía eludir toda condena al contraer matrimonio con su víctima. Algo que según la cultura local, generalmente en zonas rurales, permitía proteger la ‘honra’ de la víctima y evitar el repudio familiar de la mujer vejada. "Es un paso definitivo que merece ser celebrado en nombre de todas las mujeres de Líbano", ha dicho Roula Masri, portavoz del grupo Abaad, defensora de los Derechos Humanos.

El pasado mes de abril, la ONG Kafa optó por sembrar el país con carteles publicitarios en los que un vestido de boda simbolizaba la inmunidad legal de los violadores antes sus victimas. Anteriormente optaron por una campaña más radical exhibiendo en el paseo marítimo de Beirut a una pareja de actores, ella de nueve años vestida de blanco y él de sesenta de traje, en denuncia de la permisividad legal ante el matrimonio infantil. Una escena a través la cual lograron sus objetivos al despertar el repudio de los transeúntes ante las cámaras y promover un debate nacional sobre unas leyes desconocidas por la mayoría de la población.

Se trata de una ley heredada del Código Penal francés de 1810, como lo son los artículos 505 y 518 según los cuales el agresor sexual es perdonado si contrae matrimonio con la víctima, ya sea menor de edad o virgen, respectivamente. Las organizaciones por la protección de los derechos de las mujeres que desde hace décadas luchan en Líbano por colmar el abismo que infrarepresenta el avance real de la mujer en el tejido social y económico libanés frente a la desigualdad legal celebran esta pequeña gran victoria. La batalla por equiparar los derechos de la mujer al hombre en el ámbito legislativo prosigue en múltiples frentes desde abolir el matrimonio infantil, a erradicar la violencia de género, conceder la transmisión de la nacionalidad a sus hijos a las libanesas o combatir el cuasi-esclavismo al que están sometidas las trabajadores domésticas inmigrantes en el país.

Para las activistas libanesas, este avance es fruto del hervor de una primavera árabe, que si bien no ha cuajado en el cambio de regímenes en la región, sí ha propulsado un avance de los derechos de las mujeres en los países árabes. Las presiones de estas organizaciones se anotan un nuevo tanto tras que el pasado 1 de agosto Jordania refrendara una ley similar y en el mes de julio el Gobierno tunecino aprobara una ley que condena “todas las violencias contra las mujeres”. Momento histórico en el que Túnez ha dado una zancada con respecto al Líbano. No solo ha suprimido el artículo 227 bis del Código Penal, por el que que todo violador de una menor era exento de pena al esposar a la víctima, sino que ha establecido penas de hasta 20 años de cárcel o cadena perpetua a quien mantenga relaciones sexuales con una menor de 16 años. El acoso sexual, común en la región, será también sancionado económicamente en Túnez, mientras que en Líbano no existe respuesta legal a este tipo de abuso verbal y físico.

Más información