Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Portugal pide ayuda europea para combatir la inusitada ola de incendios

España responde con el envío de bomberos de Madrid, aviones y militares de la UME

Agentes de la Guardia Civil en los controles del Prat.

Las autoridades portuguesas han pedido ayuda a la Unión Europea para combatir la oleada de incendios forestales que afectan a buena parte de su territorio, en especial el centro, donde este domingo permanecen activos una veintena de fuegos. Aunque Portugal lleva días combatiendo las llamas, la cifra récord de 268 incendios que contabilizó solo este sábado, y el enorme despliegue requerido para hacerle frente -más de 6.550 bomberos- han llevado a las autoridades a pedir ahora refuerzos, por segunda vez desde el letal incendio en Pedrógão Grande en junio. España ya ha respondido.

Unos 2.000 bomberos con 250 medios terrestres (vehículos) y 30 aéreos están plantando cara a las llamas, especialmente en los distritos de Coimbra y Leiria, ambos en el centro del país. Junto a ellos trabajan sobre el terreno 500 militares centrados en evitar que se produzcan reactivaciones, algo que tratan de conseguir con maquinaría especializada que recorre las áreas donde las llamas han sido extintas.

Por segunda vez este verano (la primera fue para atender el incendio de Pedrógão Grande, con más de 60 muertos), las autoridades han solicitado ayuda a través del mecanismo europeo de protección civil "por una cuestión de prudencia", ha explicado la ministra de Administración Interna lusa, Constança Urbano de Urbano de Sousa.

"La situación no es fácil, hemos tenido muchos focos de incendios", ha dicho hoy la ministra a medios locales, a los que indicó que las previsiones meteorológicas para los próximos dos o tres días "no son optimistas".

Las altas temperaturas y fuertes vientos, sumados a la fuerte sequía que se registra en gran parte del país, facilitan la propagación de los fuegos, pero no son su causa, ha remarcado la portavoz de la Autoridad Nacional de Protección Civil (ANPC), Patrícia Gaspar. Según esta, "el 90 % de los incendios" registrados el sábado "tienen intervención humana, sea de forma intencional o negligente", por lo que reiteró los llamados a la población a no realizar fogatas en territorio rural.

Una casa destruida por el fuego en Tomar, en el centro de Portugal.
Una casa destruida por el fuego en Tomar, en el centro de Portugal. EFE

Así las cosas, Portugal amaneció con doce incendios activos que al comenzar la tarde ascendieron a veinte, siendo especialmente grave la situación en el norte y centro del país. 

A la petición ya ha respondido España, de donde está prevista la llegada este mismo domingo de dos módulos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y dos aviones, además de tres dotaciones del equipo de Emergencia y Respuesta Inmediata de la Comunidad de Madrid (Ericam) con 15 bomberos y cuatro sanitarios del Servicio de Urgencias Médicas de Madrid (Summa 112).

Se prevé que los bomberos de Madrid se dirijan a Ferreira do Zêzere, donde se ha incrementado en las últimas horas el contingente que combate las llamas hasta sumar 402 bomberos, 121 medios terrestres y seis aviones.

Más información