Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE cree que la destitución de la fiscal debilita la democracia en Venezuela

El bloque comunitario asegura que contribuye a polarizar "una sociedad ya dividida"

Luisa Ortega, fiscal general de Venezuela destituida por la Asamblea Constituyente.

La Unión Europea vuelve a elevar el tono contra el Gobierno de Maduro. Los Veintiocho han criticado este lunes la decisión de la Asamblea Constituyente de Venezuela de expulsar de su cargo a la fiscal general, Luisa Ortega, primera víctima del nuevo organismo promovido por el Ejecutivo de Caracas. "La inauguración de la Asamblea Constituyente y sus primeras acciones, entre ellas la destitución de Luisa Ortega como fiscal general, han debilitado aún más las perspectivas de una vuelta pacífica al orden democrático en Venezuela llevando la contraria a sus mensajes de que la paz y la democracia se verían beneficiadas", afirma el texto.

El club comunitario cree que tanto la mera puesta en marcha de la Constituyente como ese primer movimiento dirigido contra una abogada crítica con los planteamientos de Maduro "han incrementado la polarización de una sociedad ya dividida". La alta magistrada, que se ha erigido en la voz de la corriente crítica del chavismo y no ha aceptado su cese, se negó a validar la legitimidad de la nueva asamblea.

El bloque europeo ha insistido en el mensaje que ya trasladó a las autoridades del país latinoamericano en la declaración conjunta de la semana pasada: "No hay alternativa al respeto a las instituciones legítimas, a la separación de poderes y al respeto al derecho de los ciudadanos a expresar su opinión política libremente. El Gobierno tiene la responsabilidad de respetar la Constitución de Venezuela".

La UE no menciona en su reacción los incidentes que han sacudido Venezuela en las últimas horas, en las que han aumentado los rumores de un posible intento golpista con la detención de varios militares y la muerte de dos de ellos durante un asalto. Tampoco incluye mención alguna a eventuales sanciones tal y como reclama España. La Unión mantiene su posición de apoyar una solución negociada, pero no considera suficiente la vuelta al arresto domiciliario de los opositores Leopoldo López y Antonio Ledezma, y exhorta a Venezuela a tomar medidas adicionales. "Esperamos que el Gobierno de Venezuela libere urgentemente a todos los prisioneros políticos y asegure el respeto a las normas y los derechos humanos".

El pasado miércoles la UE anunció en un comunicado que no reconocerá la nueva Asamblea Constituyente de Maduro, una medida que ya había anunciado un nutrido grupo de países americanos. La política de no reconocimiento ha contribuido al aislamiento internacional del régimen en los últimos días, una soledad acrecentada aún más tras la suspensión política de Venezuela como miembro de Mercosur acordada por los cancilleres de Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay, los otros cuatro países que integran dicha alianza comercial.

Francia lamenta el cese

Junto a la respuesta de la UE, países como Francia se han pronunciado sobre la decisión de la Asamblea Constituyente de apartar a la fiscal de su cargo. El portavoz del Ministerio francés de Asuntos Exteriores lamentó este lunes la destitución. "Esta decisión no contribuye a la pacificación, el diálogo y la reconciliación nacional, que son indispensables para acabar con la grave crisis actual", señaló. El portavoz de la diplomacia francesa aseguró que Luisa Ortega "encarnaba una institución fundamental para el estado de derecho en ese país". El Ejecutivo de Macron aseguró que Francia seguirá con atención la situación personal de Ortega al igual que la de los opositores encarcelados.

Por su parte, el laborista británico Jeremy Corbin, principal líder de la oposición en Reino Unido, eludió condenar al régimen de Maduro, y se mostró favorable a la vía negociadora para superar la escalada de violencia. "Tiene que haber diálogo en medio de un proceso que respete la independencia del poder judicial y los derechos humanos", afirmó.

Más información