Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tribunal ordena al expresidente Uribe retractarse por llamar “violador de niños” a un periodista

En las próximas 48 horas el ahora senador deberá reconocer que la acusación no tiene fundamento. De no hacerlo podría ser arrestado durante tres días por desacato

El expresidente y senador Álvaro Uribe.
El expresidente y senador Álvaro Uribe.

Nuevamente el expresidente de Colombia Álvaro Uribe está en problemas por afirmaciones, sin fundamento, hechas en su cuenta de Twitter. Esta vez, el Tribunal Superior de Bogotá le da 48 horas para que se retracte de las acusaciones contra el periodista Daniel Samper, a quien llamó “violador de niños” en un trino que escribió en su contra luego de una columna satírica sobre Antioquia, su región. El ahora senador tendrá que usar su cuenta en la red social para retractarse. El desatinado señalamiento que ocupó la agenda nacional durante casi una semana, trascendió a la justicia. Samper interpuso una acción legal al considerar que las palabras del expresidente (con más de cuatro millones de seguidores en Twitter) pueden ser asumidas como verdad absoluta y terminar afectando a su familia.

El abogado de Uribe, Jaime Lombana, aseguró hace unos días que la denuncia del periodista no tenía fundamentos. Sin embargo, el Tribunal que lleva el caso le ha dado la razón al columnista. “Una palabra de Uribe basta para enlodar un nombre, para exacerbar los odios de tantos colombianos frustrados, para degradar y envenenar el necesario debate político del país. Lejos está del líder responsable y digno que tendría que ser”, aseguraban decenas de periodistas y directores de medios que firmaron una carta para rechazar la actuación de Uribe. Al exmandatario poco le importó porque mientras el país debatía sobre la polémica de su trino, se reafirmó en sus críticas. “Grave que la valoración de la libertad de prensa esté condicionada por la dádiva del Gobierno, o el temor a la retaliación oficial y al encasillamiento injusto, o por la solidaridad ciega y el amiguismo”, decía Uribe.

El magistrado que estudió el caso señaló que el pronunciamiento del senador no se basa en evidencias disponibles, "por consiguiente, no es cierto lo afirmado por él respecto del periodista". Suficiente para proteger su buen nombre y ordenar al expresidente una retractación.No es la primera vez que lo tiene que hacer a cuenta de sus comentarios en Twitter. En el pasado tuvo que pedir disculpas a las mamás de los jóvenes que fuerzas militares hicieron pasar por guerrilleros muertos durante su mandato. En 2015, Uribe aseguró que las madres de esos jóvenes le habían dicho que sus hijos estaban involucrados en actividades ilegales. Las mujeres lo demandaron por injuria y calumnia y después de un largo proceso, Uribe tuvo que pedir perdón por haber asegurado algo que no era cierto.

“Me retracto de lo que escribí el 25 de junio de 2015 (...) aceptó retractarme del mensaje y de las palabras que lo antecedieron (...) aceptó que este Twitter ofende a las madres de Soacha y afecta la memoria de sus hijos asesinados (...) lo que escribí no me consta en nada”, dijo en una audiencia el pasado 20 de mayo. Con la decisión de este jueves, nuevamente el expresidente tendrá que reconocer públicamente que dijo mentiras. Si en el plazo de 48 horas no lo hace podría ser arrestado durante tres días por desacato.