Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueve inmigrantes mueren en Texas tras ser abandonados en el interior de un camión

La policía rescató otras 28 personas con síntomas de deshidratación

El Gobierno estadounidense abrió este domingo una investigación por tráfico de seres humanos tras el hallazgo de ocho personas muertas y 28 muy graves que estaban encerradas en el remolque de un camión aparcado junto a un centro comercial en San Antonio (Texas), a 260 kilómetros de la frontera con México. Una persona más murió en el hospital horas después, elevando a nueve el número de víctimas.  

La policía y los bomberos acudieron al lugar tras recibir una llamada de un empleado del centro, al que había llamado la atención el vehículo. En su interior hallaron a 36 inmigrantes, incluidos dos niños. Los supervivientes, a punto de la deshidratación, eran víctimas de un golpe de calor, ya que en esta época la temperatura ronda los 40 grados.

Según Richard Durbin, fiscal del distrito oeste de Texas, las víctimas fueron trasladadas a hospitales del área, 17 de ellas en estado crítico. “El conductor ha sido detenido y será acusado de tráfico de personas”, dijo. Romana López, portavoz del departamento de policía de San Antonio, explicó a EL PAÍS que este tipo de casos “es común en un Estado fronterizo como Texas”. Según la policía, los ocho fallecidos murieron por asfixia y por la exposición al calor, pero la causa exacta se determinará en las autopsias.

El jefe de la policía de San Antonio, William McManus, que calificó de “horroroso” el suceso, dijo en una conferencia de prensa que al revisar los vídeos de vigilancia del centro comercial se ve a varios coches aproximarse al camión, probablemente en busca de las personas encerradas.

Tras el descubrimiento, los agentes peinaron los alrededores para intentar localizar eventualmente a migrantes que hubieran podido escapar antes de que el camión se convirtiera en una trampa mortal. Tras la primera intervención policial, el caso quedó en manos del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas. Una portavoz del mismo aseguró desconocer que sucederá con los inmigrantes que están en el hospital. “Esta es una investigación de enorme envergadura y no podemos comprometer su desarrollo” suministrando información a la prensa, subrayó.

Según la política de inmigración del Gobierno estadounidense, cuando se abre una investigación por tráfico de personas, las víctimas dispuestas a colaborar pueden obtener una visa de tipo T o U, que les permite quedarse en el país.

Sin embargo, según explicó a este diario Michelle Brané, de la Women’s Refugee Commission, es una medida de aplicación discrecional. “Los pueden detener y deportar. Si esta Administración realmente quiere hacer algo, debe informar a las víctimas de sus opciones”, señaló.

En 2016, Inmigración abrió 2.110 investigaciones por tráfico de personas que resultaron en 1.522 condenas. El camión de San Antonio no es un caso aislado. Agentes de la patrulla fronteriza en Laredo (Texas) han reportado un incremento en el número de casos de tráfico humano en camiones durante las últimas semanas. El 19 de junio descubrieron a 44 nacionales de México y Guatemala encerrados sin ventilación en un vehículo parecido en el cruce fronterizo. Además, el 7 de julio 72 migrantes de México, Ecuador, Guatemala y El Salvador fueron hallados dentro de otro camión, y al día siguiente fueron descubiertos 33 de México y Guatemala.

Más información