Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Trump persigue un veto permanente. Ese es el gran peligro”

Las ONG critican la decisión del Supremo y se reafirman en su batalla contra el decreto

Una protesta ante la Trump World Tower en Nueva York el martes pasado, durante el Día Mundial del Refugiado.
Una protesta ante la Trump World Tower en Nueva York el martes pasado, durante el Día Mundial del Refugiado. AFP

Con la decisión final del Supremo sobre el veto migratorio prevista para octubre, quedan por delante cuatro meses de batalla para las organizaciones de la sociedad civil que defienden los derechos de inmigrantes y refugiados en Estados Unidos. La orden de este lunes del máximo tribunal da un empujón a Trump pero azuza también el compromiso de las ONG y los ciudadanos contrarios a ella, que reaccionaron en enero cuando el presidente firmó la primera y más radical versión de su decreto de aliento islamofóbico.

"El veto del presidente viola el principio constitucional fundamental de que el gobierno no puede favorecer o desfavorecer a ninguna religión", ha afirmado en un comunicado la Unión Americana por las Libertades Civiles. "Las cortes han bloqueado reiteradamente este veto indefendible y discriminatorio. El Tribunal Supremo tiene ahora la ocasión de tumbarlo definitivamente", ha expresado la entidad con el deseo -que difícilmente se verá cumplido, vista la decisión tomada hoy por la corte- de que el fallo final del Supremo pare los pies a Trump.

Wilfredo Ruiz, del Consejo sobre Relaciones Islámico-Americanas, pone cautela y subraya que el Supremo "aún no ha tomado una decisión". Resalta, como elemento positivo, que la parcial luz verde al veto a musulmanes no afecta a los sectores representados por las demandas que lograron congelar el decreto en tribunales de primera instancia -aquellos que sí tienen vínculos probados con EE UU y que podrán seguir entrando al país- e interpreta, con optimismo, que "la señal" que da el Supremo es que "no acepta ni descarta el decreto de pleno sino que lo analizará minuciosamente en cada detalle antes de tomar su decisión".

Refugees International, ONG con base en Washington, ha manifestado a través de su presidente, Eric Schwartz, su "profunda decepción ante la decisión de la corte". "No existe justificación de seguridad nacional alguna para adoptar estas medidas. Y lo que es peor, la suspensión del programa para refugiados afectará a los más vulnerables de toda la población mundial, incluidos mujeres y niños refugiados y supervivientes de violencia y torturas, entre otros grupos en riesgo". La entidad añade que, mientras el Supremo continúa revisando la cuestión, seguirá "cumpliendo con nuestro deber moral de resaltar los derechos y necesidades de los refugiados".

El presidente Trump ha dado un paso adelante en su iniciativa más denostada por los sectores de la sociedad civil liberal de Estados Unidos, que junto al opositor Partido Demócrata promete ser su némesis política durante su mandato hasta 2020. Su avance, por lo tanto, será con seguridad al mismo tiempo un nuevo impulso para sus contrincantes, combustible de la movilización social.

Prevenido, Wilfredo Ruiz sostiene que el presidente oculta el objetivo de estrangular indefinidamente la entrada de refugiados e inmigrantes de seis países musulmanes. "Dijeron que necesitaban estos vetos entre 90 y 120 días para pensar lo que van a hacer. Pues entre presentaciones de decretos y apelaciones, a estas alturas, ya han tenido todo ese tiempo para revisar lo que sea. Lo presentan como algo temporal pero lo que persigue es hacerlo permanente. Ese es el gran peligro. No se puede confiar en Trump".