Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE exige mayor control al discurso terrorista en Internet

Los líderes debaten legislar para obligar a la industria a retirar contenidos ilícitos

El primer ministro griego, Alexis Tsipras (izquierda), la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, conversan en la cumbre.
El primer ministro griego, Alexis Tsipras (izquierda), la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, conversan en la cumbre. EFE

El discurso del odio que se propaga fácilmente por Internet y la posibilidad de encriptar mensajes que escapan al escrutinio policial dan alas al terrorismo. La Unión Europea lleva meses constatando esta tendencia, sin llegar a proponer normas específicas. Los jefes de Estado y de Gobierno exigieron este jueves más esfuerzos a las compañías —redes sociales, buscadores y empresas de mensajería— para detectar y eliminar automáticamente el contenido ilícito. “Si es necesario, esto debería completarse con medidas legislativas relevantes en el ámbito de la UE”, recogen las conclusiones que adoptaron los jefes de Estado y de Gobierno en la primera jornada de cumbre europea.

Buena parte de los Estados miembros abogan por pedir más implicación a las compañías antes de legislar. La Comisión Europea tiene abierto un foro periódico con gigantes como Twitter, Facebook y Google para fomentar la cooperación antiterrorista. Pero Francia y Reino Unido, dos de los países más afectados por el fenómeno, exigen medidas más contundentes. “Pedimos la retirada inmediata de todo discurso terrorista y que incite al odio. Se producen retrasos que no son satisfactorios”, argumentó el presidente francés, Emmanuel Macron, que defendió “abrir la puerta a legislación obligatoria”.

Cooperación

Los ministros del Interior ya debatieron hace varios días un segundo aspecto de este debate. Se trata de explorar vías para garantizar que las autoridades puedan acceder rápidamente a contenido encriptado (por ejemplo, el de las comunicaciones por mensajería instantánea). Hasta ahora, los países europeos suelen exigir una orden judicial para reclamar a las compañías esos contenidos. Pero las fuerzas de seguridad reclaman más celeridad. En ese contexto, el Consejo Europeo considera esencial que esos cuerpos policiales puedan acceder a pruebas electrónicas clave en casos de terrorismo.

“Queremos poder rastrear mejor las comunicaciones, teniendo en cuenta el respeto a la privacidad”, señaló la canciller alemana, Angela Merkel. Pese al especial celo de Alemania respecto a la privacidad de las comunicaciones, la canciller es consciente del problema. “La propaganda del Estado Islámico se distribuye rápidamente. En las dos primeras horas el 55% de su público ya conoce el mensaje”, explicó Merkel.

En la misma línea, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, apeló directamente a las empresas: “Pedimos a las redes sociales que hagan todo lo que sea necesario para evitar que se extienda el contenido terrorista en Internet. En la práctica, esto significa desarrollar nuevas herramientas para detectar y retirar esos materiales automáticamente”. Las comparecencias de los dirigentes europeos se produjeron después de la sesión dedicada al terrorismo y a la defensa, las dos materias menos susceptibles de generar controversias entre los gobernantes.

Los líderes insistieron en otros dos elementos para mejorar la cooperación transfronteriza contra el terrorismo. El primero consiste en garantizar que todas las bases de datos sean compatibles y accesibles en una sola búsqueda. El segundo se centra en el caso de los llamados combatientes extranjeros, yihadistas con pasaporte europeo que viajan a Siria e Irak para enrolarse en la guerra y en ocasiones regresan muy radicalizados (y con intenciones de atentar). El Consejo insta a adoptar “medidas legales” para combatir la amenaza.

Tres meses para definir la unión de la defensa

El plan de reforma de la UE que más entusiasmo suscita entre los líderes es la cooperación en defensa. El Consejo Europeo respaldó la propuesta de crear un fondo común que sufrague por primera vez desarrollos militares con dinero del presupuesto comunitario. Emmanuel Macron alabó el coraje del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, al diseñar este instrumento y le otorgó “carácter histórico”. Más allá de ese instrumento, que espera movilizar 5.000 millones al año para nuevos equipos e investigación militar, los jefes de Estado y de Gobierno pusieron fecha al otro gran proyecto del capítulo militar. Se trata de la creación de un núcleo duro de países dispuestos a trabajar con mayor integración militar. Los gobernantes se comprometieron a definir en tres meses los criterios que determinarán quiénes forman parte de este Schengen de la defensa, que debería arrancar a finales de año.

Más información