Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Macron pierde a dos ministros clave bajo sospecha de conducta irregular

Sylvie Goulard y Richard Ferrand han renunciado a formar parte del Gobierno francés que se debe recomponer tras las legislativas

La ministra de Defensa, Sylvie Goulard, ha presentado su renuncia
La ministra de Defensa, Sylvie Goulard, ha presentado su renuncia REUTERS

A Emmanuel Macron su gabinete de “irreprochables” le ha durado un mes. Es lo que han tardado dos de sus ministros en dimitir por sendas investigaciones por presuntas conductas irregulares. A la renuncia el lunes de Richard Ferrand, mano derecha del presidente francés durante la campaña y lastrado por sospechas de nepotismo, siguió este martes la de Sylvie Goulard. La ya exministra de Defensa es una de las dirigentes del partido MoDem, aliado del Gobierno, y ha quedado en entredicho por posibles irregularidades en el pago de los sueldos de sus asistentes cuando era eurodiputada. Una sospecha que podría arrastrar a más ministros.

La dimisión ha sacudido al Elíseo y a Matignon (sede de la jefatura del Gobierno). La salida de Goulard, aunque solo sea una medida preventiva dado que aún no se ha efectuado acusación formal alguna contra ella, supone un golpe para el presidente Macron, que ha hecho de la “moralización de la vida pública” una prioridad, hasta el punto de que la primera propuesta de ley que ha presentado está dirigida, precisamente, a evitar el nepotismo y el conflicto de intereses entre los funcionarios.

Macron se dispone, además, a anunciar este miércoles la composición de su nuevo Gobierno. Como marca el protocolo, tras las elecciones legislativas del domingo, el primer ministro, Édouard Philippe, presentó el lunes la dimisión en pleno de su Gabinete. Pero lo que se esperaba que fuera un mero trámite ha adquirido un carácter totalmente distinto con la marcha repentina de Goulard, un peso pesado del Ejecutivo —llegó a estar en las quinielas para primera ministra— y la salida algo más esperada de Ferrand, lastrado desde hace semanas por un caso de presunto nepotismo. La oposición no tardó en reclamar también la renuncia de otros dos miembros del gabinete de Macron: François Bayrou, líder de MoDem y que como ministro de Justicia fue el encargado de elaborar la ley de transparencia gubernamental, y Marielle de Sarnez, al frente de la cartera de Asuntos Europeos.

Al igual que Goulard y otros dirigentes de MoDem, ambos han sido señalados por presuntamente pagar a colaboradores del partido centrista en Francia con fondos del Parlamento Europeo destinados a los asistentes de los eurodiputados, algo que la formación ha negado de forma vehemente. La fiscalía de París anunció la apertura de una investigación preliminar el 9 de junio, después de que un antiguo asistente parlamentario asegurara que su sueldo salió de Bruselas aunque trabajaba para la formación política que preside Bayrou. En su último número, el semanario Le Canard Enchaîné afirmó que la propia secretaria particular de Bayrou se beneficiaba de este sistema. Trabajaba para Bayrou, según la revista, pero cobraba en parte como asistente de la eurodiputada De Sarnez.

Confianza en la política

“En la hipótesis de que la investigación preliminar al MoDem conduzca a verificar las condiciones de empleo de mis asistentes al Parlamento Europeo, deseo poder estar en capacidad de demostrar libremente mi buena fe y todo el trabajo que he realizado”, afirmó Goulard en un comunicado. “El presidente de la República tiene la tarea de restaurar la confianza en la acción pública, de reformar Francia y relanzar Europa”, enfatizó la exministra. “Esa tarea debe estar por encima de toda consideración personal. Por eso le he pedido al presidente, de acuerdo con el primer ministro, no formar parte del Gobierno”, agregó. Un comentario que ha sido interpretado como un llamamiento a que sus colegas de partido sigan sus pasos.

Pero Bayrou no parece dispuesto a darse por aludido. El ministro de Justicia afirmó el martes que la decisión de Goulard se debe a motivos “estrictamente personales” y no cuestiona la participación de su partido en el Gobierno de Macron. El primer ministro Philippe aseguró por la mañana, antes de conocerse la dimisión de la ministra de Defensa, que cuenta con Bayrou para el próximo Gabinete y que no hay “ningún” problema con él, pese a la investigación en curso. Sin embargo, De Sarnez, que acaba de ser elegida diputada en las elecciones legislativas francesas, no descarta seguir los pasos de Goulard. “Todo está abierto”, declaró al diario Le Parisien, sin descartar la permanencia en el Gobierno o la posible presidencia del grupo de MoDem en la Asamblea Nacional.

Ferrand, que fue la mano derecha de Macron durante la campaña electoral, está siendo investigado por un presunto caso de conflicto de intereses y nepotismo. Aunque Macron lo apoyó ante las presiones de la oposición para que dimitiera, ha aprovechado su reelección como diputado y la disolución formal del Ejecutivo para sacarlo de este. En el futuro, Ferrand dirigirá el grupo parlamentario del partido de Macron en la Cámara Baja.

La renuncia de Goulard podría dificultar la formación del nuevo gobierno. Macron tuvo que hacer grandes equilibrios para que el gabinete que anunció el 17 de mayo, tres días después de su victoria electoral, fuera paritario y contara con miembros tanto de su formación, La República en Marcha (LRM) como de su aliado MoDem. Una salida de De Sarnez le complicaría aún más ese objetivo.

Jean-Marie Le Pen exige la dimisión de su hija por sus “estrepitosos fracasos” electorales

Ni la ola de calor ni el hecho de que fuera su 89 cumpleaños le arredraron. Jean-Marie Le Pen cumplió su amenaza y se presentó el martes en la sede del Frente Nacional para participar en la reunión del partido de ultraderecha del que es fundador. Pero su hija y actual líder del FN, que había prometido no dejarle entrar, también cumplió la suya. Frustrado ante la verja cerrada con candado, el “Menhir”, enfrentado a su hija desde que esta le expulsara del partido hace dos años, aunque sigue siendo su presidente de honor, reclamó la dimisión de “Madame Le Pen” por sus “dos fracasos electorales estrepitosos”.

Más información