Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Indignación en Perú por un vídeo en el que adultos emborrachan a dos niños de siete años

El maltrato infantil ocurrió en una región con alta desnutrición crónica y violencia familiar

Captura del vídeo pubicado en la cuenta de Facebook de Ica en Directo.

La escena es cruel: dos menores de un poblado rural en Perú no consiguen mantenerse de pie porque adultos les han hecho beber cerveza durante una fiesta costumbrista. Una mujer coge de la mano al más pequeño mientras camina, pero una voz masculina ordena: “¡Déjalo, suéltalo!”, y entonces, el niño trastabilla y cae de cabeza, en medio de burlas y mientras es grabado con cámaras de teléfonos móviles. La noche del miércoles, la Fiscalía informó que la agresión ocurrió en la región de Huancavelica, en la sierra central. Según la investigación, uno de los ciudadanos que aparece en el vídeo ya ha declarado en un tribunal.

El 35,5% de los menores de cinco años de la región están desnutridos, según un informe

Churcampa, la provincia a la que pertenece el centro poblado Huayllabamba, suele aparecer en las noticias porque es zona de paso de las mulas del narcotráfico y de emboscadas de los remanentes de Sendero Luminoso contra las fuerzas del orden desde 2007. El distrito donde este episodio de abuso ocurrió, Chinchihuasi, se caracteriza porque el 44% de los niños menores de 39 meses tiene anemia, según el informe realizado entre enero y septiembre de 2016 por el Sistema de Información del Estado Nutricional.

Huancavelica es desde hace décadas una de las regiones más pobres del país: de acuerdo con las Cifras de Pobreza Monetaria en Perú de 2016, del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), entre el 43% y el 50,9% de su población vive en la pobreza. En el mapa nacional de la desnutrición crónica, tres circunscripciones están marcadas en rojo y Huancavelica es una de ellas: el 35,5% de los menores de cinco años que van a los centros de salud están desnutridos, indica el Informe Anual 2016 del Sistema de Información del Estado Nutricional.

El vídeo de los niños de Huayllabamba fue divulgado el pasado domingo por el diario La República, alertado por un lector que envió un enlace a Facebook. El usuario que colocó inicialmente la grabación, Neymar Huamán Matamoros, eliminó el archivo de la red social tras el escándalo que se generó, pero los medios lo recuperaron y lo subieron nuevamente a Internet. En cinco días, más de 2.415.000 personas lo han reproducido en la cuenta de Facebook del informativo local Ica en Directo. Cientos de internautas critican a los adultos que expusieron a los niños y niegan que el hecho sea una costumbre o tradición del lugar.

La ministra de la Mujer, Ana María Romero Lozada, envió el lunes un oficio al fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, para solicitar la identificación de los responsables “de la lamentable situación en la que un niño es obligado a ingerir alcohol, en el marco de una fiesta tradicional”, indicó un boletín de prensa. El Ministerio Público Fiscalía Civil y de Familia de Tayacaja (Huancavelica) ya investiga el suceso y ha ordenado diligencias para identificar a los menores y a sus padres, a quienes se les procesará por “presunta contravención contra el ejercicio de niños y adolescentes y estado de abandono moral y material”. El Ministerio Público añadió que también se está intentado identificar a “las personas mayores” que exponían” a los menores en presunto estado de ebriedad.

Violencia y maltrato

Romero Lozada indicó a EL PAÍS que entre enero y mayo de este año, los Centros de Emergencia Mujer “han atendido 10,723 casos de niñas, niños y adolescentes víctimas de violencia familiar (física y psicológica), el 32% del total de las denuncias”.

Explicó que el Ministerio de la Mujer, “a través de la rectoría que tiene en las Defensorías Municipales del niño y del Adolescente (DEMUNA), que dependen de los gobiernos locales, pone énfasis en los efectos que causa la pobreza extrema en las niñas, niños y adolescentes, por ello busca vincular a éstos con los programas sociales en el distrito, así como también generando oportunidades de desarrollo a los integrantes del entorno familiar donde se encuentran”.

En Perú, los índices de violencia familiar son mayores en las zonas rurales. Un boletín epidemiológico de 2016 revela que de las personas atendidas por violencia familiar en centros de salud, el 33% precisó que su agresor se dedicaba a la agricultura. En Huancavelica, el 48,6% de madres opta por castigar a sus hijos físicamente o con golpes, revela la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2016 (ENDES).

Esta región fue una de las cuatro más afectadas en los 20 años de violencia que inició el grupo subversivo Sendero Luminoso en 1980, al querer reemplazar el sistema democrático. Las fuerzas del orden respondieron entonces con una represión indiscriminada en las zonas rurales.

Síguenos en Twitter y en Flipboard