Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La excongresista Giffords: “No importa si eres demócrata o republicano”

La última representante tiroteada por un fanático muestra su solidaridad con los heridos y pide unidad al país

Giffords (en el centro), junto a Clinton y un capitán de la Marina, el pasado 10 de junio.
Giffords (en el centro), junto a Clinton y un capitán de la Marina, el pasado 10 de junio. AP

Entre las reacciones al tiroteo contra un grupo de congresistas republicanos a las afueras de Washington, este miércoles, destacaba la de la excongresista demócrata Gabrielle Giffords, el precedente más cercano de un político víctima del fanatismo en Estados Unidos. El congresista republicano Steve Scalise y cuatro personas más fueron heridas a tiros por un fanático obsesionado con el presidente Donald Trump. El atentado tiene varios elementos en común con el de Giffords, una prometedora congresista de Arizona.

El 8 de enero de 2011, Giffords partipaba en un acto con sus votantes en un supermercado Safeway de Tucson cuando un hombre de 22 años entró y comenzó a disparar. Una veintena de personas fueron heridas. Murieron seis personas, entre ellas una niña de 9 años. Giffords recibió un disparo en la cabeza y estuvo entre la vida y la muerte. Sufrió heridas permanentes en la cabeza. Los médicos le salvaron la vida milagrosamente.

Este miércoles, Giffords escribió: “No importa si eres demócrata o republicano, si eres senador o congresista, un asesor o un funcionario. Si sirves en la institución del Congreso estás conectado con tus colegas, presentes y pasados, por un sentido del servicio a unos ideales más grandes que tú. Este tiroteo es un ataque a todos los que sirven y participan en nuestra democracia”.

Según las primeras informaciones, de nuevo dos factores parecen haberse mezclado hasta hacer explosión este miércoles en Washington. Por un lado, la obsesión con el oponente político hasta el borde de la enfermedad mental. Por otro, el fácil acceso a las armas. En medio de los mensajes de unidad y solidaridad, los republicanos intentaban evitar el debate de las armas, que sí estuvo presente desde los primeros minutos del atentado de Giffords.

La congresista mostró su solidaridad con su colega: “Estoy destrozada por el dolor del congresista Scalise, las otras víctimas y las familias, amigos y colegas que han sobrevivido. Doy las gracias por la valentía de la policía del Capitolio, que me protegieron después de que me dispararan y se convirtieron en mis amigos. También sé el valor que se requiere para recuperarse de un tiroteo como este y sé que Steve y todos los que estaban allí esta mañana tienen valor de sobra”.

Giffords llamó a la unidad del país en estos momentos: “Espero que todos los americanos se unan esta mañana en rezos por los supervivientes, amor para sus familias y amigos, y valor para hacer de este país lo mejor en el día a día. Nuestra nación es resistente, siempre salimos más fuertes”.

Convertida en un símbolo contra el extremismo político, Giffords renunció a su escaño al año siguiente. Desde entonces, hace campaña junto a su marido por el control de armas en Estados Unidos. El pasado 10 de junio, recibió un homenaje de la Marina al dedicarle el nombre de un buque militar, el USS Gabrielle Giffords.

Más información