Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 43% de los embarazos en Europa no son intencionados

Una de cada tres mujeres no usa ningún método anticonceptivo, según el Foro de población y desarrollo del Parlamento Europeo

El uso de anticonceptivos en Europa no está tan extendido como un ciudadano medio pudiera imaginarse. Una de cada tres europeas afirma no utilizar ninguno, según el último informe del Foro de población y desarrollo del Parlamento Europeo. La píldora, el preservativo masculino y el DIU son los métodos anticonceptivos más populares entre los europeos, pero el mal uso, el difícil acceso o la falta de financiación pública han llevado a que un 43% de los embarazos en el continente no hayan sido planificados.

Una mujer a punto de tomar la pastilla del día después en una imagen de archivo.
Una mujer a punto de tomar la pastilla del día después en una imagen de archivo.

El Atlas de la Anticoncepción, presentado este miércoles en Madrid, analiza el acceso a los anticonceptivos, el asesoramiento en planificación familiar y la información online. "Para que las mujeres tengan empoderamiento real, deben tener acceso a los métodos contraceptivos y medios para ejercer su derecho de usarlos", ha afirmado Adriana Losada, responsable de programas del Foro de población y desarrollo del Parlamento Europeo durante la presentación del documento.

El estudio puntúa el acceso de las mujeres a métodos modernos de control de la natalidad en 45 países europeos. El ranking —encabezado por Francia, Reino Unido y Bélgica— revela las profundas diferencias de acceso entre los países occidentales y los países del este. En el mapa se puede observar una suerte de telón de acero de la anticoncepción. Los peor parados son Rusia, Grecia y Bulgaria, donde más de la mitad de las mujeres tienen un acceso restringido o nulo a métodos anticonceptivos.

El caso de Turquía es particular ya que pese a que el 64% de las mujeres tiene acceso a anticoncepción moderna, está condicionado a su estado civil. Solo las mujeres casadas pueden acceder a sistemas de control de la natalidad en los hospitales. Las declaraciones del presidente islamista Recep Tayyip Erdogan contra estos métodos son bien conocidas. Ha afirmado en más de una ocasión que el cometido de la mujer es ser madre y que aquellas que “renuncian a la maternidad son personas a medias”.

"El acceso a los anticonceptivos mejora la natalidad", asegura la española Concha Martín Perpiñán, doctora de la Federación de Planificación Familiar Estatal. Es el caso de Francia, que ocupa el primer puesto de la lista en acceso a estos métodos y a la vez tiene la mayor tasa de natalidad de Europa. Además de las ayudas del Gobierno a la natalidad, el informe señala que el mejor acceso al sistema de control favorece la planificación familiar más que influir en la interrupción del embarazo. "En España, el 35% de las gestaciones son no planificadas y la mitad acaba en aborto. Es más barato financiar los anticonceptivos que la irrupción voluntaria del embarazo", explica Martín. En Reino Unido estos métodos son gratuitos.

La información online disponible sobre prevención del embarazo varía mucho en función de si existe apoyo gubernamental o si las web son gestionadas por entidades privadas, como farmacéuticas interesadas en difundir un tipo concreto de método. Alemania, Bélgica, Reino Unido, Países Bajos, Francia y Noruega tienen páginas webs con información detallada de dónde se venden y cuánto cuestan los distintos métodos de control de la natalidad y si están financiados por el Estado.

Otros países, como España e Italia, no disponen de webs con financiación estatal por lo que son las farmacéuticas y las ONG las que se dedican a divulgar la información reproductiva. En Albania, Armenia, Azerbaiyán, Georgia, Grecia y Rusia directamente no existen las webs de educación sexual. "Hay un interés en que no haya información reproductiva en estos países”, afirma Losada. Es precisamente en los países donde se usan menos los anticonceptivos donde las tasas de aborto son mayores.

La pastilla del día después es legal en los 45 países analizados. Albania, Hungría y Rusia son los únicos en los que para obtenerla se debe presentar una prescripción médica previa. Esto implica que el proceso se alargue y que en muchos casos la suscripción dependa de la opinión subjetiva del médico que atienda a la mujer solicitante. En 25 de los países analizados no existe un plan de financiación del Estado para contraceptivos por lo que las mujeres asumen el pago total del anticonceptivo. En el caso de Eslovaquia, la ley prohíbe explícitamente que el Estado los financie.

Más información