Europa Ciudadana

La UE contra los abusos de la industria médica

Nuevas leyes buscan proteger a los consumidores y evitar su indefensión ante las empresas que comercializan dispositivos médicos

La eurodiputada Glenis Wilmott, ponente de la nueva ley.
La eurodiputada Glenis Wilmott, ponente de la nueva ley.

El Parlamento Europeo ha aprobado endurecer la legislación sobre los dispositivos médicos. En juego está tranquilizar a millones de ciudadanos comunitarios sobre las prótesis e implantes que introducen en sus cuerpos. Hay precedentes que asustan: unas 300.000 mujeres de 65 países fueron víctimas de los implantes de pecho fraudulentos comercializados entre 2001 y 2010 por la empresa francesa Poly Implant Prothèse (PIP). La compañía utilizó silicona industrial no homologada. El escándalo provocó la quiebra de la entidad en 2011. Un año después, la alarma llegó por las prótesis de cadera ASR que Johnson&Johnson retiró del mercado después de que se demostrara que eran defectuosas.

La Eurocámara quiere evitar con la nueva ley que casos así vuelvan a repetirse sin ahogar a las empresas en un mar de trámites. Las organizaciones de consumidores europeos han dado la bienvenida a la iniciativa.

La UE pone coto al descontrol de los implantes mamarios

Reportaje | PIP es la denominación tras la que se esconde un fraude a más de 300.000 mujeres. Todas introdujeron en su cuerpo sin saberlo implantes de mama fabricados con silicona industrial no homologada para uso médico.

“Los escándalos del pasado muestran la debilidad de las leyes”

Entrevista | La eurodiputada británica Glenis Willmott encabeza la nueva ofensiva de la Eurocámara para proteger a los consumidores frente a los abusos de la industria médica.

Un gran avance para los consumidores

Tribuna | Ilaria Passarini, responsable de salud de BEUC, la organización de consumidores europeos, analiza los pros y contras de la nueva ley.

A big win for consumers

Tribuna | Ilaria Passarini, head on food and health department at BEUC thinks that If properly implemented the EU new rules will help prevent faulty devices from ending up in patients’ bodies and harming them.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50