Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

China divulga las direcciones de sus corruptos más buscados

"Esperamos que no tengan lugar donde esconderse", apuntan los responsables del Partido Comunista

La Comisión Central de Asuntos Políticos y Jurídicos de China, reunida el pasado 27 de abril.
La Comisión Central de Asuntos Políticos y Jurídicos de China, reunida el pasado 27 de abril.

Están repartidos por todo el planeta. Algunos prefieren una discreta playa caribeña; otros, el bullicio de una gran ciudad, y otros, una localidad pequeña alejada del mundanal ruido. Son un grupo de 22 personas: los fugitivos por corrupción más buscados en China. Hartos de que pululen por el globo sin que —según se quejan— nadie pueda o quiera atraparles, las autoridades chinas han optado por publicar no solo sus nombres, fotografías y los cargos de los que se les acusa: también, incluso, sus domicilios.

La idea proviene de la Comisión Central para la Inspección de la Disciplina, el órgano policial del Partido Comunista de China. “Estos fugitivos corruptos usaron métodos ilegales para hacerse con fuertes sumas de fondos públicos y escaparon al extranjero para evadir su castigo, lo que ha perjudicado los intereses del pueblo, nuestra credibilidad y nuestra justicia”, ha declarado en una rueda de prensa el director del Departamento de Cooperación de la CCID, Liu Jianchao.

“Estos fugitivos corruptos usaron métodos ilegales para hacerse con fuertes sumas de fondos públicos y escaparon al extranjero”

“Esperamos que la mayoría de los chinos residentes en el extranjero y nuestros amigos internacionales reconozcan el verdadero rostro de estos elementos corruptos y no permitan que manchen el nombre de la comunidad china… que no tengan ningún lugar donde esconderse”, señala un comunicado de la Comisión.

Los 22 son, en su mayoría, funcionarios provinciales o ejecutivos de empresas estatales. Algunos huyeron hace casi dos décadas; los prófugos más recientes desaparecieron hace cuatro o cinco años. Casi todos son varones, dos son mujeres. Todos están acusados de apropiación indebida de fondos públicos. Y todos parecen compartir querencia por países anglohablantes y que no tengan tratado de extradición con China: casi la mitad, 10 de ellos, viven en Estados Unidos, mientras que a otros cinco se les sitúa en Canadá. El Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda e incluso el paraíso fiscal caribeño de San Cristóbal y Nieves completan la lista.

De todos ellos se facilita la ciudad en la que se cree que residen. De muchos, incluso el nombre de la calle, aunque no el número.

En total, China busca dentro de lo que llama Operación Skynet a 946 individuos acusados de corrupción y huidos al extranjero. Aproximadamente dos terceras partes se encuentran en paradero desconocido.

La campaña anticorrupción de China comenzó en 2012, tras la llegada de Xi Jinping al poder y ha causado la investigación y detención de decenas de miles de funcionarios. Xi ha calificado la corrupción como una de las mayores amenazas contra el partido. Pero la campaña ha suscitado acusaciones entre académicos y organizaciones no gubernamentales de que no tiene como fin tan solo el mejorar el funcionamiento de la administración, sino también el deshacerse de enemigos políticos.

La Comisión ha lanzado un llamamiento a los países de acogida de sus fugitivos para que los entreguen aunque no exista un acuerdo de extradición. “Instamos a algunos países individuales —que han hecho caso omiso de los delitos de corrupción que se imputan a los sospechosos y les han concedido visados como inversores extranjeros a cambio de beneficios económicos— que hagan más rigurosa la concesión de visados y que cancelen los que ya han emitido”.

Según Liu, citado por el periódico estatal China Daily, “haremos todo lo posible para que regresen y respondan ante la justicia, y no les permitiremos quedar impunes”.