Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos diputados de la oposición, agredidos por fuerzas chavistas

Juan Requesens y José Brito, de Primero Justicia, han sido atacados cuando protestaban frente a la Defensoría del Pueblo en la capital de Venezuela

Venezuela
El diputado opositor venezolano Juan Requesens, agredido este lunes en una protesta en Caracas. AFP

La tensión crece en Venezuela en la víspera de una manifestación convocada por la oposición para este martes. Un grupo de diputados de la organización Primero Justicia fue agredido cerca de la Defensoría del Pueblo, en el centro de Caracas, mientras reclamaba sanciones contra los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia que se abrogaron las funciones del Parlamento la semana pasada.

Juan Requesens y José Brito son los dos afectados. De ellos, Requesens se ha llevado la peor parte. Sus compañeros de formación han asegurado que las bandas de choque del chavismo, que considera al corazón de la capital venezolana como una fortaleza, le rompieron la frente y el tabique nasal con un palo. Debe ser operado porque la herida es profunda, informó el médico y compañero de partido José Manuel Olivares. A Brito le pegaron en la región del hemitórax derecho y tiene una posible fractura en la costilla derecha, detalló Olivares.

En una declaración ofrecida a la televisora colombiana Caracol, Requesens después de la agresión dijo que el ataque sufrido muestra “la peor cara de un Gobierno que no quiere a Venezuela en la calle. Hoy, mañana y pasado vamos a seguir luchando por el país”, y reiteró la invitación para la marcha convocada por la mayoría opositora en el Parlamento que comenzará en la plaza Venezuela y finalizará en el Palacio Federal Legislativo. El defensor del Pueblo, Tarek William Saab, quien no recibió a los manifestantes, ha condenado la agresión sufrida por los parlamentarios y ha solicitado que se castigue a los culpables a través de Twitter.

En la sesión del martes la mayoría opositora espera aprobar la destitución de los magistrados de la Sala Constitucional que bloquearon a la Asamblea Nacional. Y sus diputados pretenden llegar a la sesión con el aliento de sus partidarios. No será, en todo caso, un proceso expedito. Se necesitan dos tercios de la cámara para aprobarlo, una audiencia del togado señalado y la calificación de una falta grave por parte del Poder Ciudadano. La oposición no cuenta con la mayoría calificada, ni controla el Poder Ciudadano y continúa en desacato, según el Supremo. En esas circunstancias, es probable que los magistrados no atiendan una eventual citación.

La oposición intenta mantener la iniciativa política después de que el régimen, presionado por la reacción unánime de casi toda la comunidad internacional y el silencio de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, decidiera dar marcha atrás y suprimir los párrafos de dos fallos que le daban poderes dictatoriales al presidente Nicolás Maduro. El chavismo no parece dispuesto a dejarse arropar y está reaccionando, según una de sus bestias negras, la exdiputada María Corina Machado, con una persecución contra quienes le adversan. El fin de semana han sido detenidos, por órdenes de la Fiscalía Militar Tercera, un coronel retirado, Ricardo Zomascal, el capitán Angelo Heredia Gerbasi, el activista Eduardo Vetencourt de Lima y el dirigente socialcristiano Roberto Enríquez, por participar de una supuesta trama conspirativa.

El abogado Alonso Medina Roa informó a EL PAÍS que Zomascal y Heredia han sido imputados por los delitos de traición a la patria e instigación a la rebelión. “Hay detalles de unos pagos y unas supuestas reuniones. Son, en todo caso, acusaciones genéricas, que no establecen hechos claros en el expediente, y por tanto no están ajustados a derecho” agrega. Henríquez ha sido mencionado en esta causa y declara desde el domingo en la sede de la Dirección de Contrainteligencia Militar.

Aunque Medina y Alfredo Romero, director de la organización Foro Penal, coinciden en que esta investigación no es la consecuencia de los poderes plenipotenciarios que recibió Maduro, según las polémicas sentencias suprimidas parcialmente la semana pasada, para enfrentar una conmoción política, ha sido inevitable que sean relacionadas las detenciones de los militares y los dirigentes. A la consolidación de esa matriz de opinión contribuyen las respuestas que en el pasado y frente a situaciones similares ha dado el régimen. Es el mismo guion que intentarán seguir el martes. En respuesta a la convocatoria opositora, el dirigente del gubernamental Partido Socialista Unido de Venezuela, Adán Chávez, ha convocado a sus seguidores a reunirse en la sede de la Defensoría del Pueblo, a una cuadra de donde intentará llegar la manifestación opositora.

Más información