Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El Gobierno chino endurece los controles porque tiene miedo”

La activista Su Yutong denuncia la campaña de represión contra los abogados del país asiatico

La activsta Su Yutong, este martes en Madrid. Ampliar foto
La activsta Su Yutong, este martes en Madrid.

La invitaron a tomarse un té. Su Yutong (Pekín 1976) relata así el principio de los problemas que tuvo con la que define como una “policía secreta” en China. No llevan uniforme, dependen del ministerio de justicia, pero nadie sabe de su existencia, según relata. Son un cuerpo militar cuya función, sostiene, es intimidar a los activistas, a los campesinos que reclaman la tierra, a los abogados que desde del verano de 2015 son objeto de una inédita represión. “Nunca el Gobierno había detenido a los abogados”, explica la activista al detallar que los ataques contra los defensores de los derechos humanos están abriendo una brecha en ámbitos que hasta este momento no habían sufrido la represión del régimen. Al ser preguntada por qué, Su no titubea: "El Gobierno tiene miedo".

"Las redes sociales están controladas pero permiten algún hueco de libertad de información", explica, mientras transmite su percepción de que el pueblo chino está cada día más descontento: "El crecimiento económico ha causado muchísimos problemas: expropiaciones para los campesinos, graves escándalos sanitarios...". La "economía de la tierra", junto con la sanidad, son los ámbitos en los cuales se registran los peores abusos del Gobierno, según explica. En su opinión, estos dos factores están sentando los mimbres de una paulatina apertura de la sociedad china a la que el Gobierno de Xi Jinping quiere poner freno.

La activista considera que las medidas de control de la libertades civiles han empeorado con el presidente Xi, a quien considera "un duro", frente a las aplicadas por el anterior presidente, Hu Jintao: "Con él eran tiempos oscuros, pero ahora las condiciones son pésimas". Su, que ha sido invitada a Madrid por el Consejo de la Abogacía Española con ocasión del Día del Abogado Amenazado que se ha celebrado este martes, está convencida de que el pulso que mantiene el presidente con los abogados es una muestra de como "las familias rojas", es decir, las grandes dinastías del Partido Comunista, "no quieren que le estalle la 'bomba' [el sublevamiento social] en las manos".

"La detención masiva de los abogados es una de las evidencias más claras de un cambio de rumbo", afirma. La represión contra los abogados comenzó en julio de 2015, cuando fueron detenidos más de 300 letrados y activistas en todo el país, en la que Su define La campaña 709 . Un año después Amnistía Internacional denunció que al menos 17 de los detenidos se encontraban todavía en prisión, de los que ocho se enfrentaban a cadena perpetua por haber intentado subvertir el orden del Estado. Su dice que hay al menos seis condenados a penas de entre cuatro y siete años. "El grueso de los detenidos fue excarcelados, pero tenemos constancia de que han sido torturados" dice. Electrochoques, falta de sueño e incluso la suministración de medicamentos que afectan al sistema cognitivo son algunos de los métodos empleados, según explica.

Es este el caso de Li Chunfu, abogado de Pekín dejado en libertad hace doce días después de un año y medio de cárcel. Su enseña dos fotos de él: en una mira a cámara con expresión sonriente, en la otra su mirada se pierde por encima del hombro del fotógrafo.  "Le han diagnosticado esquizofrenia", dice Su. Entre los casos recopilados por esta activista figura también el del pekinés Jian Tianyong desapareció el 21 de noviembre de 2016 y no se supo nada de él hasta tres semanas después, cuando la policía le notificó que "se encontraba bajo arresto domiciliario en un lugar determinado". Hasta la fecha ni los familiares ni sus abogados han podido contactar con él.

ocho detenidos, a la espera de juicio

Su Yutong ha detallado este martes los últimos datos recogidos sobre la condición de los abogados detenidos hace más de un año y medio. De los más de 300, uno se encuentra en arresto domiciliario, ocho siguen a la espera de juicio, 26 han sido liberados bajo fianza y uno se ha quedado libre sin cargos.

Su, que vive en Berlín donde se exilió tras difundir el supuesto diario prohibido de Li Ping — expresidente de la República Popular— admite que en su carrera de activista siempre ha tenido más éxitos con las acciones demostrativas que con las legales ya que "nadie investiga las denuncias". Cuando se fue a Alemania, en 2010, era presidenta de una ONG conocida como Los defensores de los vecinos. "Los abogados, junto a los periodistas, a los turistas y a las personas que administran cuentas en las redes son el objetivo más peligroso para la policía", concluye, "Pero los abogados se consideran más peligrosos aún, porque conocen las leyes."

Más información