Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

BMW reitera sus planes de inversión en México pese a las amenazas de Trump

El fabricante tiene previsto abrir una planta en San Luis Potosí que emplee a 1.500 personas

Capó de un BMW con la bandera mexicana en San Luis Potosí (México), el 16 de junio de 2016.
Capó de un BMW con la bandera mexicana en San Luis Potosí (México), el 16 de junio de 2016. EFE

“En México, BMW está en casa”. El fabricante de coches alemán, el último blanco de los ataques de Donald Trump, mantiene sus compromisos de inversión en el país pese a las amenazas del presidente electo de EE UU. “Diría a BMW que si pretenden fabricar coches en México y venderlos en EE UU sin un impuesto del 35% pueden ir olvidándose”, aseguró Trump en una entrevista. Peter Schwarzenbauer, miembro del Consejo de Administración de BMW, reiteró que la empresa sigue adelante con sus planes de invertir 1.000 millones de dólares en una nueva planta en el Estado de San Luis Potosí que creará a partir de 2019 al menos 1.500 empleos.

El ministro de Economía y número dos del Gobierno alemán, Sigmar Gabriel, entró también en la polémica con una advertencia a Trump: si aprueba medidas proteccionistas, los efectos negativos también se harán notar en EE UU, que tendrá una industria “peor, más débil y más cara”. Gabriel recomienda que, en lugar de imponer aranceles a los automóviles alemanes, EE UU fabrique “coches mejores”. Y reproche de que BMW no produzca suficientes automóviles en EE UU, el ministro alemán recordó que la planta más grande de la empresa está en ese país. “Está en Spartanburg (en Carolina del Sur). La he visitado”, añadió Gabriel.

BMW tiene previsto que su nueva planta de San Luis Potosí se ocupe del ensamblaje de la Serie 3 de BMW, con producción destinada al mercado mundial. Tanto BMW como Volkswagen y Daimler tienen grandes planes de inversión en México, pero insisten en que también fabrican en EE UU. La asociación alemana de la industria de la automoción insiste en que las empresas de su país han cuadruplicado la producción de vehículos ligeros en EE UU en los últimos siete años, hasta llegar a las 850.000 unidades al año. De estas, más de la mitad se exportan de EE UU. “A largo plazo, EE UU estaría disparándose en el pie si imponen grandes aranceles”, aseguró en un comunicado el presidente de la asociación.

Las amenazas de Trump a los fabricantes de coches, un sector esencial para la economía alemana, tuvieron el lunes sus efectos en los mercados. Las acciones de Volkswagen cayeron en la Bolsa de Fráncfort un 2,1%, mientras que las de BMW y Daimler lo hicieron un 1,5%.