Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El asesino de Charleston se defenderá a sí mismo para evitar la pena de muerte

Este martes comienza la segunda fase del proceso contra el supremacista Dylann Roof

Dylann Roof, acusado de matar en junio del pasado año a nueve feligreses afroamericanos en una iglesia de Charleston.

El joven supremacista blanco condenado por la muerte de nueve feligreses afroamericanos en una iglesia de Charleston (Carolina del Sur) se sentará este martes ante el jurado que determinará si recibe la pena capital por los asesinatos. Dylann Roof, de 22 años, ya fue hallado culpable por las muertes, así como varias decenas de delitos de odio y posesión ilegal de armas, durante la primera parte del juicio.

Roof se enfrenta a esta nueva etapa, además, con un importante reto para su defensa, ya que ha rechazado ser representado por sus abogados. Este lunes se celebró una segunda audiencia para determinar si cuenta con la competencia mental y emocional para defenderse a sí mismo. Roof ya había comunicado anteriormente al juez que no va a presentar pruebas ni interrogar a testigos durante esta fase del juicio.

“Quiero aclarar que estoy moralmente opuesto a la psicología”, escribió Roof en uno de sus diarios, según un fragmento publicado por The New York Times. “Se trata de una creación judía que no hace más que inventar enfermedades y decirle a la gente que tiene problemas cuando no es así”. Durante la primera fase del juicio, sus abogados ya habían intentado alegar sin éxito que los asesinatos fueron fruto de una enfermedad mental.

Roof no solo había confesado anteriormente su responsabilidad en la muerte de nueve personas después de participar con ellos en una sesión de lectura de la Biblia, sino que aseguró que “tenía que hacerlo”. En sus escritos también había reflexionado anteriormente sobre lo que considera una inferioridad de la raza negra o la pérdida de influencia de los blancos. Según testigos presentes en la matanza, el asesino afirmó ante sus víctimas que “estáis violando a nuestras mujeres y estáis tomando el mundo”.

El juicio forma parte del proceso federal contra el asesino de Charleston, que también se enfrenta a la pena capital en un proceso paralelo dentro del sistema judicial de Carolina del Sur. Desde que se estableciera la pena capital a nivel federal en EE UU, el gobierno solo ha ejecutado a tres personas de las 62 personas condenadas a muerte. Una de ellas fue el responsable del atentado de Oklahoma, Timothy McVeigh, en el que fallecieron 168 personas en 1995.

En el caso de Roof, que perpetró una matanza por motivos raciales en un momento de gran tensión en el país por las denuncias de abusos policiales contra las minorías, su condena puede tener un valor simbólico. La sentencia llegará además coincidiendo con las llamadas de alerta por parte de diversos grupos por el aumento de amenazas y delitos de odio, paralelo al auge de la nueva derecha supremacista de EE UU, la derecha “alternativa”.

La sentencia será determinada por el mismo jurado que ya declaró culpable a Roof. Si no pronuncian un voto unánime a favor de su condena a muerte, el asesino de Charleston pasará el resto de su vida en la cárcel.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información