Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ISIS mata a 32 personas en varios atentados anti chiíes en Bagdad

Los extremistas buscan reavivar la violencia sectaria que desangró Irak a mediados de la década pasada

Restos del coche bomba que explotó en Sadr City en Bagdad, Irak, este lunes.

El Estado Islámico (ISIS) ha causado este lunes al menos 32 muertos y decenas de heridos en varios atentados Bagdad. Estos ataques ponen de relieve sus esfuerzos para fomentar el caos en un momento en que las fuerzas gubernamentales iraquíes, con apoyo de Estados Unidos, han acorralado a sus huestes en Mosul. Al elegir como objetivo zonas chiíes de la capital de Irak, los extremistas suníes buscan reavivar la violencia sectaria que desangró el país a mediados de la década pasada.

El atentado más mortífero, 24 muertos, se ha producido en Ciudad Sadr, un barrio del noreste de Bagdad habitado mayoritariamente por chiíes, la comunidad minoritaria del islam pero que suma dos tercios de la población iraquí y a quienes los yihadistas del ISIS consideran herejes. Un terrorista suicida ha hecho estallar un coche bomba en una plaza en la que a primera hora de cada día se dan cita peones que esperan que alguien les contrate para la jornada y que no han sospechado del vehículo que se les acercó. Además, también han muerto nueve mujeres que se viajaban en una furgoneta alcanzada por la explosión, según medios locales.

Otras tres bombas han causado ocho muertos más, de acuerdo con fuentes médicas citadas por las agencias de noticias, lo que eleva a 64 los fallecidos en acciones terroristas en los últimos tres días. Tras varios meses de relativa calma, la capital iraquí ha sufrido un repunte de los atentados a partir del pasado 17 de octubre cuando el Gobierno lanzó la ofensiva para recuperar Mosul, en manos del ISIS desde junio de 2014. Fuerzas de élite del Ejército, con apoyo de la aviación estadounidense, han logrado reconquistar una cuarta parte de esa ciudad, la segunda del país, pero avanzan despacio ante las brutales tácticas de los yihadistas y el temor a causar víctimas entre sus habitantes.

El presidente frances François Hollande con el primer ministro iraquí Fuad Masum, este lunes en Bagdad.
El presidente frances François Hollande con el primer ministro iraquí Fuad Masum, este lunes en Bagdad. EFE

“Los terroristas atacan a civiles para compensar sus pérdidas [de territorio], pero aseguramos a los iraquíes y al mundo que somos capaces de acabar con el terrorismo y acortar su vida”, ha declarado el primer ministro iraquí, Haider al Abadi. El mandatario se pronunciaba tras recibir al presidente francés, François Hollande, que se encuentra en Irak para mostrar su apoyo a las operaciones militares contra el ISIS, en las que su país colabora, y visitar a las tropas francesas.

La recuperación de Mosul constituiría un golpe mortal al Califato que proclamó el líder del ISIS, Abu Baker al Bagdadi, al capturar esa ciudad. No obstante, los observadores advierten de que el grupo aún mantendrá la capacidad para llevar a cabo operaciones tipo guerrilla y de planear o inspirar ataques en Occidente, como ocurrió la pasada Nochevieja en Estambul.

En otro incidente, varios pistoleros del ISIS han irrumpido en una aldea cercana a Udhaim, a 90 kilómetros al norte de Bagdad, y asesinado a nueve miembros de una milicia suní (progubernamental) de un tiro en la cabeza. Además, el grupo ha atacado varias posiciones militares al sur de Mosul, donde se encuentra el principal frente, causando al menos 16 muertos entre los soldados, y logrado cortar la carretera que une esa ciudad con la capital. Mientras, el Ejército ha conseguido recuperar otro barrio del este de Mosul.

“Tienen recursos limitados en el lado oriental y el hecho de que su capacidad esté declinando indica que esos recursos han empezado a menguar”, ha declarado a Reuters el general Joseph Martin, jefe de las fuerzas de tierra de la coalición internacional que lidera EE. UU. contra el ISIS.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información