Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno boliviano responsabiliza a Lamia y al piloto por el accidente del Chapecoense

La investigación principal, en curso, está en manos de las autoridades colombianas. La opinión del ministerio boliviano solo tiene un carácter “coadyuvante”

Un grupo de rescatistas traslada los cuerpos de los fallecidos en el accidente aéreo del Chapecoense.
Un grupo de rescatistas traslada los cuerpos de los fallecidos en el accidente aéreo del Chapecoense. AP

El Ministerio de Obras y Servicios Públicos de Bolivia, encargado de la aeronáutica civil del país, emitió un informe “administrativo y técnico” sobre el accidente del avión que llevaba al equipo de fútbol brasileño Chapecoense a Medellín, atribuyendo la “responsabilidad directa” del mismo a la aerolínea boliviana Lamia y al piloto Miguel Quiroga, una de las 71 personas que perdieron la vida en la catástrofe. El ministerio se sumará al juicio penal que se realiza en contra de Lamia, por el que su gerente general se halla detenido.

El escueto comunicado que dieron a conocer las autoridades y que resume las principales conclusiones de esta investigación señala también que el Estado boliviano “está asumiendo las acciones de responsabilidad” con los servidores públicos de las direcciones de aeronáutica y aeropuertos que concedieron la licencia de operación de Lamia y que procesaron el plan de vuelo de la aeronave que cayó en Medellín el 28 de noviembre, luego de recoger a los pasajeros de Santa Cruz de la Sierra para llevarlos a jugar la final de la Copa Sudamericana. Dichos funcionarios se encuentran suspendidos y uno de ellos, Celia Castedo, huyó al Brasil porque alega que en Bolivia no sería enjuiciada de forma justa. A Castedo la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) le inició un proceso por “atentado a la seguridad del transporte” apenas se supo que el plan de vuelo de Lamia había pasado por su despacho. Los colegas de esta funcionaria del aeropuerto de Santa Cruz arguyen que la DGCA, encargada por ley de los vuelos chárter como el siniestrado, intenta libarse de su responsabilidad acusando a Castedo.

Puesto que la investigación principal sobre las causas del accidente se encuentra en manos de las autoridades colombianas y todavía está en curso, la opinión del ministerio boliviano solo tiene un carácter “coadyuvante”. Uno de los propósitos para darla a conocer es “ratificar que Bolivia no tiene ningún riesgo de desertificación (sic)”, lo que significa que no perderá la categoría aeronáutica de máxima seguridad que el país ha poseído hasta ahora.

Todo esto tiene relación con la hipótesis más probable sobre la causa del accidente: que el piloto decidió hacer un viaje directo entre Santa Cruz y Medellín pese a que la autonomía de vuelo del Avro que piloteaba no era suficiente para llegar con seguridad a su destino, por lo que ciertas demoras normales del vuelo ocasionaron que se quedara sin combustible antes de aterrizar.

Más información