Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia asegura que el régimen sirio ha detenido la ofensiva sobre Alepo

Kerry y Lavrov aceleran las negociaciones para evacuar a las miles de personas atrapadas en la ciudad

Unos civiles huyen hacia los últimos reductos de la ciudad controlados por milicianos rebeldes.

La ofensiva del régimen sirio anticipaba una caída inminente de Alepo a manos de las tropas de Bachar el Asad. Antes de que esta se produzca, el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, anunció una pausa de las operaciones. “Los combates del Ejército sirio en el este de Alepo se han detenido hoy porque se prepara una gran operación para evacuar civiles”, dijo ayer Lavrov en Hamburgo. El ruso y su homólogo de EE UU, John Kerry, se reunieron allí dos veces en 24 horas y volverán a verse mañana para negociar la salida de combatientes y civiles del este de Alepo.

Pese al anuncio de Lavrov, el fin de las operaciones militares no está confirmado. El portavoz del Ejército sirio, el general Samir Suleimán, dijo no tener constancia de esta noticia. “No hemos recibido ninguna orden de parar. Los combates prosiguen”, aseguró anoche por teléfono a EL PAÍS desde Alepo. Un activista, que está en el lado rebelde de la ciudad, coincidía con el militar. “Los bombardeos y los combates siguen”, afirmó.

Varios sirios huyendo del este de Alepo.

Al igual que las fuentes consultadas en Alepo, Washington reaccionó con frialdad al anuncio de Lavrov. “Nuestra postura desde el principio ha sido la de escuchar cuidadosamente lo que digan los rusos, pero someter sus acciones a escrutinio”, aseguró un portavoz de la Casa Blanca, según informa Reuters. “Es evidente que el anuncio [de Lavrov] muestra que algo positivo puede ocurrir. Pero vamos a tener que esperar y ver si se refleja sobre el terreno”, añadió. Por otra parte, un portavoz del Departamento de Estado confirmó la intención de Kerry de continuar las conversaciones esta semana con Lavrov.

             La ciudad vieja de Alepo

Los ministros de Exteriores de Rusia y EE UU se reunieron en Hamburgo en dos ocasiones aprovechando el consejo de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) que se celebró ayer y continúa hoy en la ciudad alemana. Kerry dijo sentirse “esperanzado” con la posibilidad de llegar a un acuerdo. Tras los contactos en Hamburgo, Kerry voló a París, donde se reunirá con sus aliados, para más tarde viajar a Suiza, donde está previsto que se vea de nuevo con Lavrov, ambos con asesores militares.

Mientras los esfuerzos diplomáticos para paliar la catástrofe humanitaria de Alepo se intensificaban, el jefe del equipo de ayuda humanitaria de la ONU para Siria, Jan Egeland, alertaba desde Ginebra de la gravedad de la situación. Egeland pidió a Moscú y Washington que faciliten la evacuación. Brita Haji Hassan, presidente de la autoridad local de Alepo, alertó también desde Ginebra de que 150.000 personas se enfrentan a “la exterminación” en una ciudad en la que las últimas semanas ha sufrido intensos combates y bombardeos y que está cada vez más cerca de caer en manos de El Asad.

Según los cálculos de este político sirio, que se entrevistará con el representante de Naciones Unidas, más de 800 personas han muerto fruto de los ataques de los últimos 26 días; y más de 3.000 han resultado heridas. “Pedimos que se paralicen los bombardeos y que se garantice una salida segura para todos”, reclamó desde Ginebra.

John Kerry (d) y Sergei Lavrov (i) dialogan, el pasado viernes en Roma. ampliar foto
John Kerry (d) y Sergei Lavrov (i) dialogan, el pasado viernes en Roma. AP

Salir cuanto antes

Lavrov, en una señal de que lo que se está preparando es la rendición total de la ciudad, advirtió de que los rebeldes que no abandonen la ciudad en esta ventana de oportunidad serán tratados como terroristas, según recoge la agencia Efe.

Las conversaciones ruso-estadounidenses se producen en un ambiente de desconfianza entre ambos países. Lavrov había exigido horas antes “respeto” hacia su país. Criticó también los “dobles raseros” y “coerción” que en su opinión padece Rusia. El jefe de la diplomacia rusa tachó de “mito” la supuesta amenaza que supone su país y pidió no lanzar “acusaciones y requerimientos” antes de sentarse a negociar.

Más información