Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Putin tiende la mano a Trump para restablecer unas relaciones “degradadas”

Los políticos rusos expresan su satisfacción por la victoria del candidato republicano

El presidente ruso, Vladímir Putin, en el Kremlin, este martes.
El presidente ruso, Vladímir Putin, en el Kremlin, este martes. AP

Con alegría, incluso con euforia, los políticos rusos expresaron esta mañana su satisfacción por la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales norteamericanas. La jornada en Moscú comenzó con aplausos y exclamaciones de júbilo en la Duma Estatal (la Cámara baja del Parlamento) cuando el diputado Viacheslav Níkonov, de la mayoría parlamentaria de Rusia Unida (RU), anunció a los legisladores que Hillary Clinton había reconocido su derrota. Como muestra de la euforia, el mercado bursátil se mantuvo al alza durante la jornada, mientras los índices de medio mundo retrocedían. El dólar y el euro subieron con respecto al rublo.

A Trump le apoyaron políticos rusos de las más diversas ideologías (desde comunistas a populistas, pasando por centristas y socialdemócratas) y algunos de ellos, haciendo caso omiso de un conocido verso del gran poeta ruso Alexandr Pushkin, se ensañaron con la adversaria vencida y acusaron a Clinton de los conflictos candentes hoy en el mundo, con total indiferencia por el papel realmente desempeñado por ella.

En una ceremonia de presentación de credenciales de 19 embajadores, Putin prestó una atención privilegiada a EE UU (que no participaba en la ceremonia) en detrimento de los países a cuyos nuevos representantes diplomáticos recibía solemnemente en el Kremlin. Antes de dedicar un par de frases al estado de las relaciones bilaterales con cada uno de ellos, el jefe del Estado felicitó a Donald Trump y afirmó que la “restauración de las relaciones” entre Rusia y EE UU “no será fácil debido a la degradación en la que se encuentran”.

“No es nuestra culpa que las relaciones entre EE UU y Rusia están en este estado”, opinó Putin, quien repitió de nuevo: “no será fácil”. El líder ruso, no obstante, dijo estar “dispuesto”, al igual que Trump, a “recorrer nuestra parte del camino” para restablecer los deteriorados vínculos. Rusia y EE UU tienen una “especial responsabilidad por la estabilidad y seguridad global”, afirmó Putin, que se refirió también a Siria. Ese país es, según dijo, es el terreno donde se mide la “capacidad y disposición” para “luchar unidos contra el terrorismo”.

Antes, el presidente ruso había mandado a Trump un telegrama felicitándolo y expresando su confianza en la futura cooperación para “sacar las relaciones ruso-norteamericanas del estado de crisis y también para resolver las cuestiones de actualidad en la agenda internacional y la búsqueda de respuestas efectivas ante los desafíos de la seguridad global”.

En su mensaje, difundido por el Kremlin, Putin afirmaba que “el establecimiento de un diálogo constructivo entre Moscú y Washington” “responde a los intereses de los pueblos de nuestros dos países y de toda la comunidad mundial”. Ese diálogo, sin embargo debe estar basado “en los principios de igualdad, respeto mutuo y en tener en cuenta de verdad las posiciones de ambos”.

Durante toda la mañana, los canales de televisión estatales trasmitieron reacciones de los políticos rusos. El jefe del grupo parlamentario comunista de la Duma, Guennadi Ziugánov habló de la “esperanza” que generaba la victoria de Trump para Rusia y para la política rusa en Ucrania y en relación a Crimea. El político comunista vaticinó un periodo de “tranquilidad” y “sabiduría” que Rusia, según él, debería aprovechar para “fortalecerse”. Por su parte, el socialdemócrata Serguéi Mirónov, del grupo Rusia Unida manifestó su “alegría” y acusó a Clinton del “caos” y la “sangre” derramada en Oriente Próximo y África del Norte. El populista Vladímir Zhirinovski aseguró que Rusia puede esperar una “reducción de la retórica hostil” de EE UU y dijo que Trump, “aunque no sabe dónde está Crimea”, quiere resolver este tema.

Hasta la Iglesia Ortodoxa Rusa reaccionó positivamente a la victoria del republicano. Con su elección “aparece la esperanza de mejora de todo el sistema de relaciones internacionales, de creación de una coalición mundial única contra el terrorismo”, dijo el jefe de la sección de relaciones exteriores del patriarcado, el metropolita Ilarión a la agencia Interfax. El pueblo norteamericano ha votado por el “cambio”, afirmó el representante eclesiástico que dijo estar especialmente interesado por la situación en Oriente Próximo.

Las emociones que dominaban en Ucrania eran opuestas a las que se expresaban en Rusia, a juzgar las declaraciones recogidas por las agencias. Si EE UU reduce su intervención en el mundo con la llegada de Trump, Rusia puede verse en una posición de mayor responsabilidad y también libertad y sobrecarga en zonas como Siria y Ucrania, opinan algunos expertos. “El resultado de las elecciones es una señal de que Ucrania no debe confiar en la resolución de sus problemas con ayuda de EE UU porque la futura administración se concentrará e la resolución de sus problemas internos, dijo el director del Instituto de Estrategias Globales de Kiev, Vadim Karaséiev, a la agencia Interfax.

Por su parte, Mijeil Saakashvili, que acaba de dimitir como gobernador de Odessa (Ucrania), ha dicho que Trump es “una personalidad fuerte con políticas imprevisibles”. Saakashvili que asegura ser amigo de Trump y conocerlo desde hace más de veinte años, dijo que Ucrania debe ser “precavida y organizada como nunca antes”.

Más información