Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia quiere impedir que los yihadistas cercados en Mosul reaparezcan en Siria

Lavrov se reúne sus homólogos sirio e iraní y anuncia que intensificará la lucha contra "los terroristas"

El ministro de Exteriores de Rusia, Sergéi Lavrov, junto a sus homólogos sirio e iraní, este viernes en Moscú. Ampliar foto
El ministro de Exteriores de Rusia, Sergéi Lavrov, junto a sus homólogos sirio e iraní, este viernes en Moscú. EFE

Rusia quiere impedir que los islamistas radicales que se baten en Mosul abandonen aquella ciudad de Irak llevando consigo "sus armas y equipo pesado" y se dirijan hacia Siria con el “claro fin de agravar la situación” allí. Así lo dijo el ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, tras reunirse con sus colegas de Irán y Siria, Mohamad Yavad Zarif y Wallid al Muallem, respectivamente, el viernes en Moscú.

El jefe de la diplomacia rusa dijo que quería tratar con EE UU y los miembros de la coalición liderada por Washington sobre el eventual trasvase de combatientes de Irak a Siria y subrayó que Rusia va a "continuar e intensificar la irreconciliable lucha contra los terroristas". El endurecimiento de la lucha contra el autodenominado Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) y el frente Al Nusra fue tratado por los tres ministros, que expresaron su intención de continuar sus reuniones trilaterales en el futuro. Lavrov afirmó que en las actuales circunstancias resulta tanto más necesario el centro coordinador de la lucha contra el terrorismo que Moscú, junto con Irán, Irak y Siria fundó en Bagdad.

Desde hace diez días la aviación de Siria y de Rusia se mantiene a más de 10 kilómetros de distancia de la línea de frente alrededor de Alepo, según el ministro. Explicó Lavrov que Rusia había contado con que los norteamericanos aprovecharan la tregua para distanciarse de los insurgentes más radicales que mandan en el Este de Alepo y dirigen a los otros grupos de la oposición armada. Según Lavrov, EE UU se había comprometido a identificar las posiciones de los terroristas sobre el mapa en el plazo de siete días, para decidir sobre esta base a quién debían atacar y a quien no, pero, según afirmó, la tregua fue transgredida y los norteamericanos no han aclarado todavía quien es quien, ni siquiera en el Este de Alepo. Según Lavrov, resulta que "los llamamientos al alto el fuego" suponen un "intento de ganar tiempo y dar un respiro a los terroristas" y para "atacar el corredor humanitario mientras no volamos". "A los terroristas hay que aniquilarlos", afirmó.

Los militares sirios y rusos están coordinados para resolver el problema de la salida de los terroristas de Mosul, afirmó el ministro sirio, quien se mostró escéptico sobre la posibilidad de que Irak se pueda liberar en dos semanas del ISIS. Hasta millones de civiles pueden verse obligados a huir a resultas de la operación en Mosul y que puede producir una nueva oleada de emigrantes a Europa, incluso en los países más alejados de Siria, según advirtió Lavrov. En Mosul y en Alepo, explicó el ministro, la lucha contra el terrorismo se enfrenta con idénticos problemas, entre ellos los de la población civil convertida en rehén de los extremistas islámicos que recurren a ejecuciones demostrativas para impedirles la huida.

La víspera, en un encuentro con los politólogos del club Valdái en Sochi, el presidente Vladimir Putin se refirió a las incidencias de la tregua y dijo que resultaba "indecente" culpar a Rusia de "todos los pecados mortales". "De momento nos comportamos de modo contenido y no contestamos a nuestro socio de forma grosera, pero todo tiene su límite. Podemos contestar", afirmó, según la transcripción dada por la agencia Interfax. Otras transcripciones afirman que Putin dijo "nuestra paciencia tiene un límite".

Rusia desconfía de EE UU y también de la ONU, a juzgar por las críticas de Lavrov a las organizaciones humanitarias de las Naciones Unidas por su pasividad y e ineficacia. El ministro ruso pidió a los representantes de esta entidad que no se dejen tentar por la "campaña histérica de mentiras" sobre lo que sucede en Alepo en el campo humanitario. La situación en Siria, sobre todo en Alepo, se ha agravado seriamente, afirmó.

Reiteró el ministro la propuesta realizada la víspera por Putin, que había invitado a comenzar a pensar en "una especie de plan Marshall" (el plan norteamericano para la reconstrucción de Europa tras la Segunda Guerra Mundial) para Siria y la región del Oriente Próximo.