Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

San Bernardino quiere pasar la página del terrorismo

Aún no ha pasado un año desde la masacre y la ciudad debe enfrentarse a otros males, además del "terrorismo interior"

Ramos de flores y retratos coloreados decoran aún las verjas del Inland Regional Center de San Bernardino, donde Syed Rizwan Farook y Tashfeen Malik mataron a 14 personas el pasado 2 de diciembre de 2015.

"Nadie sabía localizar San Bernardino en el mapa antes de aquello", confiesa Arbazz Mohammed, cofundador de la Sahaba Initiative, que ayuda a las personas pobres o con problemas de adicción. La asociación, que existe desde 2008, quiere darse más a conocer. "Tenemos que devolver la esperanza a los musulmanes y restaurar la imagen del islam", explica este estudiante, que confiesa haber escuchado testimonios de niños apodados Daech en el colegio.

Sin embargo, la violencia islamófoba no ha aumentado más aquí que en otras partes del país, según Brian Levin, director del Centro de Estudios sobre el Odio y el Extremismo, con sede en San Bernardino. "Se ha constatado un incremento a nivel nacional, pero los ataques no han supuesto un punto de inflexión, mientras que la violencia aumentó en un 87% tras los comentarios de Trump sobre los musulmanes".

Si la ciudad está consiguiendo salir poco a poco del drama es, entre otras cosas y paradójicamente, porque sus 200.000 habitantes deben luchar contra otros demonios, además del "terrorismo interior". "Nuestra comunidad no puede permitirse el lujo del odio", resume Brian Levin.

El condado tiene uno de los índices de pobreza más elevado del país y la violencia forma parte del día a día. Y es que, de enero a septiembre, se han registrado 150 tiroteos y 47 agresiones por arma blanca.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >