Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La misión de la ONU en Colombia solicitará al Consejo de Seguridad permanecer en el país

El organismo internacional tendrá que adaptarse al nuevo protocolo en el que trabajan el Gobierno y las FARC

El jefe de la Misión de la ONU en Colombia, Jean Arnault (dcha.), y el jefe de los observadores internacionales, el general Javier Pérez Aquino.
El jefe de la Misión de la ONU en Colombia, Jean Arnault (dcha.), y el jefe de los observadores internacionales, el general Javier Pérez Aquino. EFE

La misión de la ONU que iba a encargarse de verificar el cese al fuego y la entrega de armas de las FARC según lo pactado durante cuatro años por el Gobierno de Colombia y la guerrilla en La Habana, ha anunciado la mañana del lunes que va a solicitar al Consejo de Seguridad su permanencia en el territorio pese al rechazo a los acuerdos en el plebiscito del 2 de octubre. “Hemos entrado en una nueva fase de transición, necesitamos la aprobación para aplicar el nuevo protocolo de seguridad que las delegaciones están elaborando”, ha explicado Jean Arnault, jefe de la misión.

El pasado viernes 7 de octubre, después de que el Comité Noruego concediera el Nobel de la Paz al presidente Juan Manuel Santos, los representantes del Gobierno y las FARC anunciaron que estaban trabajando en un nuevo reglamento para afianzar el fin de las hostilidades pactado el pasado 23 de junio y prorrogado hasta el 31 de octubre, por el momento. Este nuevo marco, fuera de las 297 páginas del acuerdo firmado en Cartagena el 26 de septiembre, determinará si la guerrilla se concentrará en las zonas veredales, como estaba pactado. También tendrá que especificar las funciones del mecanismo tripartito conformado por funcionarios de la ONU, Fuerza Pública e insurgencia. Por el momento, se desconocen los detalles, aunque previsiblemente se darán a conocer a lo largo de la semana, antes de que los delegados de Naciones Unidas en Colombia viajen el miércoles a Nueva York.

La única información que los representantes de la comunidad internacional se han atrevido a adelantar es que “será necesario un mayor esfuerzo logístico”, en palabras del general Javier Antonio Pérez Aquino. El jefe de los observadores de la ONU anunció que solicitarán “un mayor despliegue de observadores”. Desde el pasado 26 de septiembre, la misión cuenta con casi 200 funcionarios en diversas sedes del país. “Ahora tenemos que precisar, ¿qué verificamos?”, ha apuntado Arnault.

A la espera de conocer “los retoques” que conllevará este nuevo protocolo de seguridad, el responsable de la misión confía en que para este próximo fin de semana se pueda contar con la aprobación del Consejo de Seguridad. Arnault ha dejado claro que la petición a Nueva York no buscará una fecha límite, “no vamos a que nos amplíen la misión”, sino que buscan el visto bueno de Ban Ki-Moon y los países miembros al nuevo protocolo.

“Las partes han mostrado una gran madurez y el plan que se va a presentar está bien estructurado”, ha asegurado el máximo representante en Colombia. “Hay que garantizar la protección a la población civil y que no se produzcan actividades ilícitas por parte de la fuerza guerrillera”. Tanto el Gobierno liderado por Santos como la oposición encabezada por el expresidente Álvaro Uribe, a través de su formación el Centro Democrático, apuestan porque se proteja a las FARC. El exprocurador Alejandro Ordóñez, y el exmandatario conservador Andrés Pastrana, otras dos de las figuras visibles contra el proceso de paz, defienden la necesidad de mantener el cese al fuego bilateral, aunque durante su campaña por el no argumentaran que este pacto significaba "la rendición del Ejército ante las FARC".

La ONU también celebra que el Gobierno y las FARC hayan pactado extender medidas de seguridad como los programas de desminado, la búsqueda de personas desaparecidas, los programas de sustitución de cultivos ilícitos, la salida de los menores de las filas guerrilleras y la liberación de los secuestrados.

Más información