Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asesinado un escritor jordano que publicó una viñeta de Alá

El activista fue tiroteado ante el tribunal que le iba juzgar por difundir la viñeta en las redes sociales

El cadáver del escritor es retirado en una ambulancia ante los juzgados de Amán.
El cadáver del escritor es retirado en una ambulancia ante los juzgados de Amán. REUTERS

El escritor y columnista jordano cristiano Nahed Hattar fue asesinado a tiros este domingo a las puertas del tribunal de Amán en el que iba a ser juzgado por difundir en las redes sociales una caricatura de otro autor considerada contraria al islam por representar la imagen de Alá. El autor del ataque, un antiguo predicador islámico de 49 años, le disparó tres balas en la cabeza casi a quemarropa, según testigos que cita la agencia estatal Petra. El agresor llevaba barba e iba vestido con una chilaba gris, el atuendo de los salafistas (islamistas radicales).

Nahed Hattar.
Nahed Hattar.

Hattar, de 56 años, era un activista de izquierdas refractario al integrismo islámico y había mostrado su apoyo al régimen del presidente sirio Bachar el Asad en la guerra civil del país vecino en columnas de opinión publicacas en la prensa jordana. Fue detenido el 13 de agosto, acusado de “incitación al odio confesional” y de “insulto a la religión” por la fiscalía, después de haber publicado en su cuenta de Facebook una viñeta titulada “El Dios de Daesh”, el acrónimo en árabe del Estado Islámico, que fue considerada atentatoria contra los valores del islam.

La caricatura, de autor desconocido y que ya circulaba en redes sociales críticas con el fundamentalismo, muestra a un yihadista con una larga barba oscura en su jaima en el paraíso islámico. Tumbado en la cama con dos mujeres desnudas, una a cada lado, se dirige a Alá, representado como un anciano bonachón de barba blanca y una corona en la cabeza, como a un criado. Le pide con aire exigente más vino y frutos secos, y que le limpien la habitación y no le molesten después.

Las representaciones de imágenes de Dios y del profeta Mahoma están vetadas en la cultura islámica. Su publicación en el periódico danés Jyllands-Posten en 2005 desencadenó una ola de protestas en países musulmanes. La revista satírica francesa Charlie Hebdo, que los reprodujo en sus páginas, sufrió un atentado yihadista en 2015 en el que fueron asesinadas 12 personas.

El escritor jordano tiroteado había retirado la caricatura de las redes sociales y fue puesto en libertad bajo fianza a comienzos de septiembre después de que el Ministerio del Interior presentara una denuncia contra él por la difusión de la viñeta. Entonces aseguró que no pretendía insultar a Alá, sino burlarse de la visión del paraíso que tienen los radicales suníes como los milicianos del Estado Islámico.

Amenazas de muerte

El muftí general, la máxima autoridad religiosa musulmana de Jordania, dictó una fetua (decreto islámico) en la que censuraba la publicación de la caricatura por “insultar al islam y a los símbolos de la religión”.

Los familiares de Hattar aseguraron ayer que había recibido amenazas de muerte por teléfono y a través de mensajes en las redes sociales y que no tenía protección policial, a pesar de haberla solicitado.

Fuentes periodísticas citadas por Efe identificaron al pistolero como Riyad Abdalá, un ingeniero que dirigió en el pasado el rezo en una mezquita y al que se le atribuye una ideología radical. El portavoz del Gobierno jordano, Mohamed Momani, aseguró en un comunicado que el autor de este “crimen horrible” será castigado, al tiempo que alertó contra los intentos de difundir “una retórica de odio”, en la sociedad jordana, donde los cristianos representan un 4% de la población.

Tanto el muftí de Amán como los Hermanos Musulmanes, el movimiento político islamista que participó en las elecciones legislativas del pasado martes después de haber boicoteado los dos comicios anteriores, condenaron el asesinato del escritor y columnista.

Jordania forma parte de la coalición internacional encabezada por EE UU que bombardea las bases del Estado Islámico en Siria e Irak. Un piloto jordano fue abatido por los yihadistas en diciembre de 2014 y, tras ser apresado, fue quemado vivo dos meses después. El reino árabe, que se había librado de la violencia que golpea a los dos países vecinos, ha sufrido este año dos atentados contra sus fuerzas de seguridad.

Los islamistas vuelven a ser el principal grupo de la oposición en Jordania

Juan Carlos Sanz

El asesinato del escritor Nahed Hattar se ha producido cinco días después de las elecciones legisltaivas celebradas en Jordania, en las que los Hermanos Musulmanes volvieron a concurrir después de haber dado la espalda a los dos anteriores comicios en protesta por el fraude en las urnas.

La Hermandad obtuvo 17 de los 130 escaños en liza, por debajo de sus expectativas de situarse en torno al 20% de los diputados de la Cámara baja, aunque podrá formar en la oposición el grupo más numeroso del Parlamento. Su objetivo, declarado durante la campaña electoral, estriba en el cumplimiento de las promesas de reformas ofrecidas por el rey tras la primavera árabe.

El retorno de los islamistas a la escena política da credibilidad a la apertura democrática emprendida por el rey Abdalá II, quien seguirá, sin embargo, contando con el respaldo de una aplastante mayoría de legisladores independientes, procedentes de grupos empresariales y gremiales y de tribus beduinas para seguir garantizando la hegemonía de un Gobierno leal a la monarquía hachemí.

Ejecutivo continuista

Abdalá II encargó este domingo al primer ministro saliente, Hani al Mulqui, la formación de un nuevo Ejecutivo con una línea continuista, informa Efe. Al Mulqui, de perfil tecnocrático, había presentado su dimisión protocolaria tras los comicios, pero el monarca le confirmó en el puesto para que conforme una nueva mayoría y solicite la confianza del Legislativo.

Además de continuar con su programa de reformas económicas, Abdalá II le exhortó a proseguir “la lucha contra el terrorismo, el sectarismo y la violencia”.

Más información