Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las FARC anuncian el cese definitivo al fuego

La guerra entre el Gobierno y la guerrilla termina este domingo después de 52 años tras el anuncio de ambas partes de poner fin a los ataques

En los pueblos y campos del departamento colombiano del Cauca, golpeado por muchos años por la guerra, el alto el fuego definitivo llena de esperanza a quienes han padecido el conflicto.

Se acabó. Este domingo será el último día del conflicto armado entre el Gobierno y las FARC después de 52 años de guerra. La materialización de la frase “la guerra ha terminado” pronunciada el miércoles por Humberto de la Calle, jefe negociador del Gobierno en la mesa de diálogos con las FARC, se empieza a sentir. El anuncio del cese definitivo del fuego que ordenó el pasado jueves el presidente Juan Manuel Santos, se ha ratificado este domingo con el pronunciamiento del líder máximo de esta guerrilla, Rodrigo Londoño, alias Timochenko, desde La Habana, el lugar que fue testigo durante cuatro años de las conversaciones de paz. "En mi condición de comandante de las FARC-EP ordeno a todos nuestros mandos, a nuestras unidades, a todos y cada uno de nuestros combatientes a cesar el fuego de hostilidades de manera definitiva contra el Estado colombiano". En el breve pronunciamiento, Londoño aseguró "las rivalidades y rencores deben quedar en el pasado. Hoy más que nunca lamentamos tanta muerte y dolor por la guerra". El jefe de las FARC además alentó a iniciar un proceso de convivencia. "Se acabó la guerra, convivamos como hermanos y hermanas".

El anuncio de ambas partes implica el fin de la ofensiva militar de las FARC, después de más de cinco décadas de actividad bélica, que ha dejado más de 220.000 muertos y cerca de ocho millones de víctimas. Aunque el 20 de julio del año pasado, la guerrilla había iniciado una tregua unilateral que fue seguida por el Estado, nunca antes el compromiso de ambas partes se había dado de forma definitiva. Sin embargo, será solo hasta que se dé la firma protocolaria entre Gobierno y FARC, que se espera para finales de septiembre, cuando empiece la entrega de armas por parte de las FARC bajo la supervisión y verificación de Naciones Unidas. Durante un periodo no superior a los 180 días y en 28 zonas veredales, establecidas en el acuerdo, la guerrilla hará su tránsito a la vida civil, lo que implica que entregarán los fusiles y dejarán los camuflados uniformes que por décadas portaron.

Los efectos del silencio de los fusiles se han sentido desde que empezaron las treguas. En el año 2015 hubo 146 muertes a causa de la guerra y a junio de este año, los registros hablaban de tres víctimas. Con el anuncio de este domingo, la guerrilla se compromete a no derramar más sangre, a que por sus manos no habrá un muerto más.

Timochenko, en su intervención, también convocó oficialmente a la X Conferencia de las FARC, que se llevará a cabo del 13 al 19 de septiembre en San Vicente del Caguán, donde en el pasado se adelantaron sin éxito conversaciones de paz con esa guerrilla durante el Gobierno del expresidente Andrés Pastrana. Allí por primera vez la guerrilla hablará de paz y no desde la ilegalidad, como lo hicieron en las versiones anteriores de esos encuentros que empezaron en 1965 y que tenían como propósito tomar decisiones de guerra: planear secuestro, extorsiones, atentados. Esta vez, los líderes se reunirán con las bases de la guerrilla para explicarles el acuerdo y obtener de sus filas el visto bueno de este y aprobar el abandono de las armas para dejar la vida en la insurgencia y pasar a la vida civil e integrarse como un movimiento político. Será el fin de las FARC como guerrilla. Colombia ya empieza escribir una nueva historia.

Más información