Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia de Lilesa le advierte de que no regrese a Etiopía

El atleta que reivindicó los derechos de su etnia en el maratón olímpico de Río permanece en Brasil

La familia de Feyisa Lilesa, el atleta etíope que reivindicó los derechos de su etnia al cruzar segundo la línea de meta del maratón olímpico de Río de Janeiro, le ha advertido de que no regrese a Etiopía. "Él debería quedarse en Brasil", ha asegurado su madre a Reuters desde Oromia, la región natal de Lilesa. El corredor, de 26 años, alzó los brazos en forma de cruz por encima de su cabeza, un gesto que representa las protestas de los oromo, marginados política y económicamente, contra su Gobierno. Un portavoz del Ejecutivo etíope aseguró el martes que Lilesa era bienvenido y que estaban muy orgullosos de su metal olímpico.

"Estoy muy asustada , pero no estoy sorprendida, porque le conozco. Él se enfada cuando ve en los medios de comunicación todos los cuerpos muertos, la gente siendo golpeada y arrestada", asegura su mujer, quien concluye afirmando que "tenía mucha ira dentro".

"Escuché al portavoz [asegurando que su regreso a Etiopía era seguro] y me resultó hasta gracioso", comenta Lilesa a Reuters a través de una videoconferencia desde Río. "Matan sin que nadie sepan que matan; encarcelan sin que nadie se entere. ¿Cómo les voy a creer?", comenta el subcampeón olímpico de maratón.

Lilesa confirmó que dispone de un visado que le permite quedarse en Brasil hasta 80 días más y que todavía no ha decidido en qué país tramitará su solicitud de asilo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información