Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Departamento de Justicia pone cifras a la discriminación policial en Baltimore

Un informe del gobierno estadounidense revela el trato discriminatorio de los agentes contra ciudadanos afroamericanos

Manifestación en Baltimore por la muerte de Freddie Gray.
Manifestación en Baltimore por la muerte de Freddie Gray. REUTERS

La muerte del joven afroamericano Freddie Gray bajo custodia policial sacudió Baltimore en la primavera de 2015. Durante los días siguientes, numerosas protestas trasladaron hasta la ciudad de Maryland el centro del debate sobre la violencia policial contra ciudadanos afroamericanos en Estados Unidos. Un informe elaborado por el Departamento de Justicia tras analizar cinco años de detenciones en Baltimore, así como diversas prácticas policiales de los agentes de esta localidad, ha revelado “un patrón de detenciones ilegales” que “erosiona" la confianza de los ciudadanos en las autoridades.

“La tendencia de la policía de Baltimore a dar altos, registrar y detener a personas de manera anticonstitucional parte de su estrategia de “tolerancia cero”, que anima a los agentes a hacer una gran cantidad de paradas, altos y registros por ofensas mínimas”, dice el informe. “Estas prácticas llevan a violaciones repetidas de los derechos constitucionales, erosionando aún más la confianza de la comunidad en la policía”.

La policía de Baltimore da el alto desproporcionadamente a afroamericanos

Los afroamericanos suponen un 63% de los 620.000 residentes de Baltimore, pero durante los cinco años investigados por el Departamento de Justicia, representaron el 84% de los altos dados por la policía a personas que caminaban, conducían o estaban de pie en una de las aceras de las calles, como fue el caso de Gray.

Como muestra el siguiente gráfico, además, esta proporción supera el porcentaje de población afroamericana en cada uno de los nueve distritos de Baltimore, “a pesar de las significativas diferencias en composición geográfica, socioeconómica y racial”, asegura el informe. Las diferencias son especialmente significativas en los sectores norte y sur de la ciudad, donde los afroamericanos sumaron el 83% y 66% de los altos a peatones, pese a suponer el 41% y 23% de la población respectivamente en esos distritos.

Los datos son similares cuando se trata de paradas de tráfico. Según el informe, los ciudadanos afroamericanos recibieron el 80% de las paradas de tráfico en el Distrito Norte, pese a que allí representan el 41% de la población, así como el 56% de las realizadas en el Distrito Sureste, donde son el 23% de los residentes.

El vecino al que paró la policía 30 veces en cuatro años

El Departamento de Justicia destacó que el trato tan desproporcionado tiene consecuencias individuales para muchos ciudadanos de Baltimore, ya que los afroamericanos tienen muchas más posibilidades de ser parados o detenidos en la calle. La policía dio el alto a 34 residentes al menos en 20 ocasiones en los cinco años estudiados. Otros siete afroamericanos fueron parados más de 30 veces. “Ninguna persona de cualquier otra raza fue parada más de 12 veces”, apuntan los autores. “Un hombre afroamericano recibió 30 altos en menos de cuatro años y la única razón ofrecida fue que los agentes sospechaban que estaba “allanando” una propiedad o “vagando” por la calle. Ninguna de esas paradas resultaron en una acusación formal.

 

El Departamento de Justicia pone cifras a la discriminación policial en Baltimore
DEPT. DE JUSTICIA

Dónde actúa la policía y dónde viven las distintas comunidades

El informe del gobierno estadounidense incluye un mapa en el que se detallan cada uno de los altos dados a residentes de Baltimore —en verde, si son afroamericanos y en gris si son blancos—, sobre los distritos donde vive una mayoría afroamericana —en rojo donde superan el 50% de los vecinos. El resultado es una imagen casi uniforme de puntos verdes repartidos por toda la ciudad, con un trasfondo de distritos claramente separados entre los que cuentan con una mayoría afroamericana o blanca.

La policía registra a ciudadanos afroamericanos desproporcionadamente

Al comparar el número de personas que recibieron un alto por parte de los agentes de Baltimore y después fueron registrados sus vehículos o sus pertenencias, el Departamento de Justicia encontró dos tipos de disparidades. La primera es que se registra con más frecuencia a los afroamericanos, un 13%, frente a un 9,5% de personas de cualquier otra comunidad. Esto hace que cualquier residente afroamericano de Baltimore tenga un 37% más de probabilidades de que le registre la policía cuando les da el alto en la calle y un 23% más si es una parada de tráfico.

Y la segunda es que, en esos registros, los agentes encuentran materiales o sustancias prohibidas con más frecuencia en el caso de sospechosos blancos que afroamericanos. En un 8,5% de los altos a vehículos conducidos por blancos, la policía encontró materiales prohibidos, en comparación con un 3,9% de los afroamericanos. El informe asegura que las cifras son “estadísticamente significativas”.

Disparidad racial en detenciones por posesión de drogas

A pesar de lo que reflejan los datos analizados por el Departamento de Justicia, la policía de Baltimore detuvo a más afroamericanos que blancos por posesión de drogas. Según las cifras, los agentes detuvieron a 254 afroamericanos, frente a 52 de otras razas, por cada 1.000 residentes del mismo grupo. La disparidad supone que los afroamericanos tienen cinco veces más posibilidades de ser detenidos por posesión de drogas que sus vecinos.

“Las disparidades en la aplicación de la ley por parte de la Policía de Baltimore son mayores que ninguna otra cuando se trata del consumo de drogas por grupos de población”, asegura el informe. Sus autores citan datos del Centro de Control de Enfermedades para justificar que el consumo de drogas entre afroamericanos es “similar o, como mucho, ligeramente superior” al de los ciudadanos blancos —9,1%, y 7,4% respectivamente, de acuerdo con las cifras de 2012.

Disparidad en el número de detenidos por raza según cada delito

Los afroamericanos suponen el 63% de la población de Baltimore, pero su representación entre los detenidos por la policía es muy superior, según los datos publicados por el Departamento de Justicia. En total, los agentes de la ciudad presentaron cargos contra afroamericanos en 280.850 casos durante estos cinco años, el 86% de las acusaciones en las que la policía registró la raza del acusado.

La disparidad está registrada también en casos de acusaciones por delitos civiles como resistirse a la detención por parte de los agentes, ofrecer una declaración falsa o por mala conducta, superando en todos los casos el 83% de los arrestados, 20 puntos por encima de su representación entre la población de la ciudad.

El informe hace referencia también a cómo la mayoría de estos cargos son rechazados de manera desproporcionada por los fiscales encargados de llevar los casos después ante la justicia, cuando los acusados son afroamericanos. “Las amplias diferencias raciales en la proporción de acusaciones rechazadas demuestran que, cuando los agentes tienen mayor autoridad para hacer detenciones, la ejercen de manera discriminatoria”, dice el documento.

El Departamento de Justicia ha comparado estas cifras con las de otras ciudades estadounidenses y su conclusión es que la detención de afroamericanos en Baltimore por delitos relacionados con las drogas, en cada uno de los años examinados, “eran entre 200 y 500 veces superiores” a las de otras localidades.

 

*GRÁFICOS: Departamento de Justicia de EE UU / CRISTINA F. PEREDA

Más información