Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La televisión egipcia veta a ocho presentadoras por sobrepeso

La cadena pública les da un mes para adelgazar con la excusa de que ayudará a remontar la audiencia

Khadija Khatab, una de las presentadoras afectadas.
Khadija Khatab, una de las presentadoras afectadas.

La televisión pública egipcia ha llevado la batalla por la audiencia a un nuevo nivel. La dirección de la cadena ha suspendido esta semana temporalmente a ocho presentadoras de programas informativos y les ha dado un mes para adelgazar y conseguir “una apariencia adecuada” si quieren volver a ponerse frente a las cámaras. La decisión ha provocado el rechazo de los grupos que defienden los derechos de las mujeres. Curiosamente, la nueva norma contra las curvas no se ha aplicado a los hombres de momento.

La directora de la Unión de Radio y Televisión Egipcia (ERTU), Safaa Hejazi, que también fue presentadora en el ente público hace unos años, ha asegurado que se trata de ofrecer una imagen “más moderna” para ganar competitividad frente a otros canales del mundo árabe. “Este es el comienzo de un plan para aplicar disciplina y restaurar la imagen de las cadenas”, justificó Majdi Lasheen, uno de los directivos, que advirtió a los presentadores en declaraciones a Gulf News que es imprescindible “prestar atención a su apariencia, incluido el peso corporal”. Durante el mes de baja, las presentadoras seguirán cobrando.

“Es humillante y es un escándalo”, opina una de las afectadas. Ningún presentador ha sido suspendido

Una de las afectadas es Khadiga Khattab, veterana periodista que presenta un programa de 30 minutos los viernes por la noche en el que ofrece un resumen de los temas sociales y culturales de la semana. “Es humillante y es un escándalo”, dijo al periódico Al Watan. “Creo que en realidad es un intento de quitarse de encima a los presentadores de éxito y retener a otros que presentan programas con falta de contenidos potentes”, añadió. “Mi apariencia es problema mío, no suyo. Es una cosa privada y considero que mi físico es similar al de la mayoría de las egipcias. El hecho de que la medida se anunciara en público, en lugar de gestionarse privadamente, ha sido uno de los elementos que más han herido a las afectadas, además de que ningún hombre haya sido suspendido por tener unos kilos de más. “Es una manera de convertir a la mujer en un producto y es un tipo de violencia contra ella”, indicó Eman Beibers, presidenta del Centro de Orientación y Sensibilización Jurídica de la Mujer, que pidió que se anule la resolución y se pidan disculpas. “Es una violación de la igualdad entre el hombre y la mujer (…) y contradice los artículos de la Constitución” egipcia y los convenios internacionales, añadió.

La televisión pública egipcia, la más antigua del mundo árabe, ha visto cómo otros competidores le tomaban la delantera en los últimos años, sobre todo canales vía satélite que tienen presentadores mucho más jóvenes. Safaa Hejazi, nombrada al frente de la ERTU en abril pasado, ha manifestado en muchas ocasiones que su misión es transformar los canales públicos para hacerlos más competitivos y dejar de perder dinero.

Pero otros consideran que la cadena tiene problemas más serios y difíciles de cambiar que la imagen de sus presentadores. El periodismo atraviesa un momento crítico en Egipto. Tras el golpe militar de 2013, se ha intensificado el control de la prensa local, que se ve obligada habitualmente a dar la versión oficial de las noticias.

Más información