Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Golpe contra la Cosa Nostra en Nueva York

El FBI y la policía arrestan a los integrantes de cuatro familias criminales que forjaron alianzas para el tráfico de armas y la extorsión

Agentes del FBI, durante un registro en diciembre.
Agentes del FBI, durante un registro en diciembre. REUTERS

Nuevo golpe contra la Cosa Nostra en Estados Unidos. La policía neoyorquina, en una operación coordinada con el FBI, arrestó la pasada madrugada a casi medio centenar de miembros de las familias Genovese, Gambino, Lucchese y Bonanno. Los tentáculos de la red criminal, bautizada como la "Empresa de la Costa Este", se extienden por Pensilvania, Massachusetts, Florida y llegan incluso hasta Costa Rica.

Se les acusa de haber orquestado una trama dedicada a la extorsión, las apuesta ilegales, el tráfico de armas y de medicamentos así como al fraude con tarjetas de crédito. Los 46 sospechosos son principalmente soldados de los Genovese, de acuerdo con la información preliminar facilitada por las autoridades locales, y el grueso de las actividades se desarrolló en el área metropolitana de Nueva York aunque se realizaron también arrestos en Nueva Jersey y Connecticut.

Entre los detenidos se encuentra Joseph Merlino, jefe del clan de Filadelfia, que se encontraba de vacaciones en Florida. Lo llamativo es que las bandas rivales estrecharan alianzas y sumaran fuerzas para llevar adelante sus actividades criminales. Entre los cargos no aparece el asesinato, pero las autoridades explican que los acusados recurrieron a la violencia, la amenaza y la destrucción de propiedades para intimidar a los personas que poníen en riesgo la "empresa".

La documentación sobre el caso señala que los jefes y sus lugartenientes recurrían a un lenguaje en código a la hora de coordinar sus actividades criminales y escapar así del control de las autoridades. "La empresa constituía una organización cuyos miembros -y asociados- funcionaban como una unidad para lograr un objetivo común", explican las autoridades.

En la víspera de la redada, Daniel Capra, integrante de los Lucchese, se declaró culpable de dos cargos por extorsión ante un tribunal en Brooklyn. Su hermano Michael lo hizo una semana antes. También fue arrestado este jueves en una operación paralela John Gotti, nieto del conocido cabecilla de la familia Gambino. El joven Gotti ya fue detenido en junio por llevar en su coche un bolso de la marca Gucci lleno de estupefacientes y efectivo.