Francia despliega 23.500 efectivos de seguridad adicionales

Se reforzará la vigilancia de 56 eventos importantes previstos durante el verano

El ministro francés del Interior, Bernard Cazenueve, después de una reunión.P. POCHARD (reuters_live)

El ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, ha anunciado este miércoles tras el Consejo de ministro celebrado en El Elíseo el despliegue de "23.500 policías, gendarmes, militares y reservistas" para reforzar la seguridad de 56 eventos importantes previstos durante el verano en Francia. El ministro añadió que tras el llamamiento realizado tras el atentado de Niza, hace dos semanas, a unirse a la reserva nacional "2.500 franceses han manifestado su interés en unirse". Entre ellos se encuentra la diputada del Frente Nacional Marion Maréchal Le Pen, según aseguró la interesada ayer por la noche.

Al día siguiente del atentado contra una iglesia en Normandía, el segundo fuera de la capital en dos semanas tras el de Niza, el ministro de Defensa, Jean-Yves Le Drian, ha anunciado por su parte un "mayor reparto de las fuerzas" de la operación Centinela, el dispositivo antiterrorista de militares desplegados puesto en marcha tras los atentados de enero del año pasado. Este cuenta con 10.000 efectivos, de los cuales 4.000 patrullan por los monumentos y edificios considerados sensibles de París y 6.000 lo hacen en otras localidades del país, según apuntó Le Drian.

Cazeneuve ha aprovechado para contestar de nuevo a las críticas del líder de la oposición, el conservador Nicolas Sarkozy, quien acusa de nuevo al Gobierno de laxismo en una entrevista hoy al diario Le Monde. "Podemos adoptar algunas propuestas [de la derecha], pero no podemos abandonar el Estado de derecho para proteger nuestros valores. Sería una suerte de consagración de lo que se proponen los terroristas". Sarkozy propone entre otras cosas el arresto domiciliario de todos los individuos fichados por su presunta vinculación con el islamismo radical, algo que el Consejo de Estado consideró anticonstitucional dado que se trataría de privar de libertad a personas que no han cometido delito ni han sido condenadas.

El arzobispo Andre Vingt-Trois (c) y otros líderes religiosos tras la reunión con Hollande.
El arzobispo Andre Vingt-Trois (c) y otros líderes religiosos tras la reunión con Hollande.Thomas Padilla (AP)

Horas antes, el presidente François Hollande se había reunido con los representantes de distintas religiones de Francia, que condenaron el ataque a la parroquia de Saint-Etienne-du-Rovray. El rector de la gran mezquita de París, Dalil Boubakeur, lo ha calificado como un "sacrilegio blasfemo" que va contra las enseñanzas de la religión musulmana y ha sugerido una reforma a las instituciones del Islam en Francia para cambiar la visión que el mundo tiene de esta religión. Boubakeur pidió al gobierno mayor atención a los templos, aunque el presidente de la federación de protestantes, François Clavairoly, reconoció que es imposible poner seguridad a cada lugar de culto. Según el Ministerio del Interior, hay 47.000 iglesias.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

El presidente de la Conferencia Episcopal francesa y arzobispo de París, André Vingt-Trois, ha pedido a los católicos que eviten la tentación de la venganza y no se dejen llevar por lo que el ISIS quiere, que es enfrentar a unos con otros. "La relación particularmente armoniosa entre nuestras diferentes religiones en Francia es un recurso importante para la cohesión de nuestra sociedad", ha remarcado.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción