Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las perlas de Boris Johnson

El exalcalde de Londres, que ocupará Exteriores en el Gabinete de Theresa May, ha hecho declaraciones muy controvertidas en el último año

Boris Johnson Ampliar foto
Boris Johnson durante una clase de boxeo en 2014. AFP

Boris Johnson aspiraba a ser primer ministro, pero será el titular de Exteriores en el nuevo Gabinete de Theresa May. El exalcalde de Londres, de 52 años, se ha pronunciado en los últimos años sobre distintos temas de política internacional, muchas veces en un tono poco diplomático e inaceptable para algunos de los aliados británicos. La mayoría de sus declaraciones controvertidas las ha hecho a través de su columna semanal en el Daily Telegraph por la que cobra 275.000 libras (330.000 euros) al año. 

Había un joven de Ankara

que era un gilipollas terrorífico

hasta que sembró avena salvaje

con ayuda de una cabra

pero ni se detuvo a agradecerlo

Poema al presidente turco Erdogan (mayo 2016). El político conservador ganó hace unos meses un concurso llamado Poesía ofensiva contra el presidente Erdogan  organizado por la revista The Spectator. Jonhson obtuvo el premio con un poema de cinco versos en el que ridiculiza al sultán. 

La UE, Hitler y Napoleón (mayo 2016). En una entrevista con el Sunday Telegraph Johnson afirmó que los últimos 2.000 años de historia europea están marcados por intentos de unificar a todo el continente bajo un único gobierno. "Napoleón, Hitler y otros han intentado esto, y siempre ha acabado de manera trágica", dijo el político nacido en Nueva York. "La UE es un intento de lograr estos objetivos a través de otros métodos. Sin embargo, tiene un problema eterno, la falta de lealtad a Europa entre la ciudadanía. No hay ninguna autoridad capaz de ser comprendida y respetada por todos y esto provoca un alarmante vacío de poder".

Barack Obama (abril 2016). Poco antes de la visita del presidente estadounidense a Reino Unido, Johnson escribió este artículo en el el periódico The Sun.

Algo misterioso ocurrió cuando Barack Obama entró en el Despacho Oval en 2009. Algo desapareció de esa habitación y nadie pudo explicar realmente por qué. El objeto era un busto espléndido de Winston Churchill— el gran líder británico durante la II Guerra Mundial—, con sus ojos saltones y esculpido por el brillante Jacob Epstein. Estuvo en el Despacho Oval durante más de diez años. Nadie sabe con seguridad si Obama tuvo algo que ver en la decisión de deshacerse del busto. Algunos comentaron que era un modo de desairar a Reino Unido. Otros opinaron que era una símbolo de sus raíces kenianas y de su rechazo al Imperio Británico.

Bachar el Asad (marzo 2016). Johnson escribió una columna sobre la ofensiva del régimen sirio sobre la ciudad milenaria de Palmira. 

Bravo por Asad (es un tirano pero ha salvado Palmira del ISIS)

¡Hurra! ¡Bravo! Sí, lo sé, Bachar el Asad es un monstruo y un dictador. Utiliza bombas de racimo sobre su propia gente. Sus cárceles son auténticos centros de tortura para los opositores. Él y su padre han gobernado durante decenios a través del uso del terror y del miedo, y aún así, cualquier persona razonable estará satisfecha con lo que sus tropas acaban de conseguir. El primer motivo es que no importa lo repulsivo que nos resulte el régimen sirio, sus enemigos del Estado Islámico son mucho, mucho peores. La otra razón principal es que esta victoria del dictador serio es una victoria de la arqueología, una victoria para todos aquellos que nos preocupamos de los restos arqueológicos de Siria y de los monumentos más espléndidos del planeta

Negociemos con el diablo

Deberíamos de empezar a trabajar codo con codo con Vladimir Putin y Bachar el Asad en Siria. Este es el momento de acabar con nuestra mentalidad de Guerra Fría. No es cierto que todo lo que sea positivo para Rusia será negativo para Occidente. Compartimos un claro objetivo: terminar con el Estado Islámico. Todo lo demás es secundario.

Vladimir Putin (diciembre 2015 - marzo 2016). Las referencias de Johnson al presidente ruso han sido recurrentes desde que dejó la alcaldía londinense. En la misma columna en la que alababa los avances militares del régimen sirio, se refirió al zar para alabar la intervención rusa en Siria. "Las tropas de Putin han hecho que las de los ejercitos occidentales parezcan de lo más ineficiente. Si hemos salvado Palmira de los maníacos que la controlaban, es en gran medida, y por mucho que me duela, gracias a Putin. Los rusos han tenido la valentía de intervenir sobre el terreno y no limitarse a los bombardeos aéreos, según los últimos informes", matizó el actual titular del Foreign Office. En una columna anterior—Negociemos con el diablo—, de finales de 2015, Johnson pedía una mayor colaboración con Putin. 

Johnson en un evento en Bombay (India) en 2012.
Johnson en un evento en Bombay (India) en 2012. AP

Donald Trump (diciembre 2015). Johnson se pronunció sobre el aspirante republicano a la Casa Blanca después de que el magnate asegurara que había que prohibir la entrada de musulmanes a Estados Unidos, para evitar que tomaron el control de barrios como había ocurrido en Londres y París. Johnson le respondió: "Donald Trump no puede estar peor informado. Sus comentarios son ridículos y demuestran su falta de sentido común. Yo ahora mismo no volvería a Nueva York, no correría el riesgo de poder cruzarme con Trump".

Más información