Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior retira la escolta al testigo clave contra Teodorín Obiang

A Germán Pedro Tomo, un empresario ecuatoguineano que reside en Madrid, le intentaron asesinar dos sicarios colombianos. Acusa al vicepresidente de cobro de comisiones

El Ministerio del Interior ha retirado la escolta policial al testigo clave en el juicio que se celebrará en Francia contra Teodorín Nguema Obiang, hijo del presidente de Guinea Ecuatorial, que será juzgado el próximo mes de enero por corrupción, blanqueo, desvío de fondos públicos y abuso de confianza. Se trata del empresario ecuatoguineano residente en Madrid Germán Pedro Tomo, de 56 años, que acusa al hijo del dictador africano de cobrar comisiones ilegales. Este proceso supone un hito judicial ya que será la primera vez que la Justicia europea juzgue a un dirigente africano por corrupción.

El empresario Germán Pedro Tomo, para el que Francia pidió protección como testigo.
El empresario Germán Pedro Tomo, para el que Francia pidió protección como testigo.

El testigo vive en España desde 2004 y está considerado como la principal prueba de cargo contra el vicepresidente segundo de Guinea Ecuatorial al que la Fiscalía francesa acusa de haber invertido en Francia decenas de millones de euros en palacios, joyas, arte y antigüedades que le han sido embargadas. En total, 110 millones procedentes del saqueo de empresas guineanas y del Tesoro Público.

"Me llamó un inspector y me dijo que a partir del día siguiente ya no tendría escolta. Lo he comunicado por escrito a la Fiscalía Anticorrupción francesa y se están planteando enviarme agentes de seguridad privada armados o que me saque una licencia de armas para poder defenderme. La Policía francesa no puede venir aquí ", relata el testigo.

Francia estudia contratar a agentes de seguridad privada armados para protegerle

Fuentes francesas no ocultan su malestar por la decisión del Ministerio del Interior que se produce a las pocas semanas de que el fiscal Jean Yves Lourguilloux concluyera su escrito de acusación de 36 folios en el que se relata la ostentosa vida de Teodorín, de 48 años, en París, como saqueó las arcas de su país durante su etapa de ministro de Agricultura y Bosques. Una vida que su mayordomo definió con tres palabras: "putas, drogas y alcohol". En este escrito de acusación, adelantado por EL PAÍS, aparece destacada la declaración de Germán Pedro Tomo, un testimonio que se considera vital para la condena del hijo del dictador africano, según aseguran fuentes judiciales.

El testigo colabora con la Justicia francesa desde hace más de cuatro años. El 27 de noviembre de 2012 una comisión judicial francesa dirigida por los jueces Roger Loire y René Grouman, fiscales y la juez de enlace francesa Helen Davo tomó declaración a este hombre en la sede la Fiscalía Anticorrupción en Madrid. Pedro Tomo relató con todo lujo de detalles las comisiones ilegales que pagó a Teodorín para exportar madera de Guinea Ecuatorial y facilitó información sobre el sistema corrupto que empleaba el hijo del presidente para extorsionar a los empresarios. Tras él declararon otros emprendedores españoles vinculados a la exportación de madera que sufrieron en Guinea Ecuatorial la presunta extorsión de El Patrón, apodo con el que se dirigen a él en la antigua colonia española.

Su testimonio es vital para  la condena del hijo del dictador africano

Tras su testimonio las autoridades francesas pidieron a Interior que protegiera al empresario por la importancia de las pruebas que aportó a la causa judicial y porque su vida corría peligro. En 2005, dos sicarios colombianos intentaron asesinarlo en Madrid. Se equivocaron y apuñalaron a su hermano cuando salía de la casa familiar del empresario en Alcorcón. Los agresores fueron detenidos y confesaron que habían sido contratados por dos españoles residentes en Guinea Ecuatorial. Fueron condenados a 11 años de cárcel. Según Tomo, los que ordenaron el crimen pretendían hacer un favor a Obiang.

Germán Pedro Tomo ve la mano del dictador en cualquier dificultad con la que se encuentra en este largo periplo judicial en Francia y en Estados Unidos, país con el que también ha colaborado como testigo en otra causa ya cerrada contra Teodorín. "Dos semanas antes de que me comunicaran que me quitaban la protección policial algunos amigos me comentaron que el  Gobierno de Guinea Ecuatorial estaba presionando al Gobierno español ante la cercanía del juicio. Con escolta o sin escolta el Gobierno español está obligado a garantizar mi seguridad como ciudadano", dice. El empresario ecuatoguineano fue diputado por el Partido Democrático de Guinea Ecuatorial (PDGE), el partido de Obiang, y desde que dejó el país en 2004 es una de sus opositores en el exilio. El Ministerio del Interior no respondió ayer a la consulta de este periódico sobre la decisión de quitar la escolta al testigo.