Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trump se distancia del ‘lobby’ de las armas y propone limitar las ventas

El candidato republicano rompe con su partido y respalda una iniciativa demócrata

Donald Trump se dirige a sus seguidores en Greensboro, Carolina del Norte.
Donald Trump se dirige a sus seguidores en Greensboro, Carolina del Norte. REUTERS

El candidato republicano Donald Trump anunció este miércoles que se reunirá con la Asociación Nacional del Rifle para estudiar nuevas restricciones a las armas. En una iniciativa que vuelve a separarle de los principios tradicionales defendidos por el Partido Republicano, Trump ha propuesto que las personas que estén siendo investigadas como sospechosos de terrorismo, o que tengan prohibido volar, tampoco puedan comprar armas de manera legal.

“Me reuniré con la NRA, que ya me ha dado su apoyo, para tratar la prohibición de comprar armas a quienes ya están en la lista que les impide subirse a un avión”, anunció el candidato republicano a la presidencia en su cuenta de Twitter. Su iniciativa, planteada cuatro días después de la masacre en Orlando, le destancia de su propio partido y demuestra que puede reunirse con la NRA, uno de los lobbies más influyentes del país, a pesar de defender una regulación que ya ha rechazado públicamente este grupo. La Asociación considera estas restricciones como “poco efectivas, anticonstitucionales o las dos cosas”. 

Este miércoles, la NRA especificó en un comunicado que mantiene su postura de que las compras por parte de personas investigadas por el FBI no queden prohibidas sino “pospuestas”, de manera que la agencia de investigación pueda determinar la amenaza que supone para la seguridad de los ciudadanos. La Asociación está en contra de que los terroristas tengan acceso a las armas, pero reitera que es necesario establecer nuevas protecciones para los estadounidenses que hayan sido incluidos por error en la lista que les prohíbe subir a un avión.

En un discurso ofrecido el miércoles en Atlanta, Trump ha reivindicado la prohibición de entrar en EE UU a ciudadanos musulmanes y aseguró que ataques como el de Orlando “pasarán una y otra vez” y que “hasta que no nos respeten”, en referencia a los países enemigos de Estados Unidos, “las cosas van a seguir empeorando”.

Son argumentos que no se distancian de sus últimas propuestas, pero su iniciativa sobre las armas sí se suma a su lista de contradicciones de los últimos meses y le sitúa más cerca de lo defendido por la aspirante demócrata Hillary Clinton o incluso la Administración Obama, que con los republicanos.

Tras los atentados de París en noviembre del año pasado, el candidato se mostró favorable a esta idea, que quedó inmediatamente eclipsada por su iniciativa para impedir la entrada de musulmanes en Estados Unidos. “Si una persona está siendo vigilada y sabemos que es un enemigo del Estado, los mantendría alejados [de las armas], absolutamente”, declaró entonces en una entrevista para la cadena ABC.

Con el avance de las primarias sin embargo, el empresario republicano también ha defendido que está a favor de las armas y ha acusado a Clinton de querer “abolir la Segunda Enmienda” de la Constitución, que reconoce específicamente el derecho a portar armas.

La mayoría de legisladores republicanos están en contra de aprobar una medida que restrinja el acceso a las armas incluso en el caso de personas que están siendo investigadas por el FBI por posibles vínculos con el terrorismo. Senadores y representantes republicanos, como el resto de candidatos derrotados por Trump en las primarias, alegan que este tipo de prohibición violaría el derecho constitucional de quienes sean incluidos en esa lista por error.

Trump ha mostrado de manera indirecta su apoyo a una un proyecto de ley impulsado por varios senadores demócratas. La iniciativa, que ya fue derrotada en diciembre, constituye la respuesta del Partido Demócrata a la peor masacre en Estados Unidos desde el 11-S y se basa exactamente en lo que este miércoles ha defendido Trump: si una persona no puede volar, tampoco puede comprar armas.

“Si puede convencer a la NRA de que apoye esto, que Dios le bendiga”, declaró este miércoles el representante demócrata de Nueva York, Joe Crowley. “Sin embargo, esto solo demuestra el poder de la NRA, que su candidato presidencial tenga que arrodillarse y suplicar por su permiso para apoyar esta medida y que después lo puedan hacer el resto de legisladores. Es una locura”.

Más información