Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Poroshenko condena la publicación de datos personales de periodistas

Una web ucrania había divulgado una lista con los nombres de más de 4.000 informadores que se acreditaron en el Este

El presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, calificó de “gran error” la difusión de los datos personales de miles de periodistas en una página de web que ha acusado a los profesionales de la información de “colaborar con los terroristas” por haberse acreditado entre 2014 y 2016 ante las autoridades insurgentes en el Este del país. "Condeno públicamente la publicación", manifestó el jefe del Estado, refiriéndose a la lista de más de 4000 nombres de periodistas —ucranios y extranjeros—, difundida por Mirotvoretz (El pacificador).

El presidente ucraniano, Petró Poroshenko, durante una rueda de prensa en Kiev este viernes.
El presidente ucraniano, Petró Poroshenko, durante una rueda de prensa en Kiev este viernes. EFE

Esta página de web se presenta a sí misma como una iniciativa “patriótica” ucrania que, entre otras cosas, se dedica a denunciar a personas que, desde su punto de vista, actúan contra los intereses del Estado. Las actividades de Mirotvoretz suelen ser apoyadas por Antón Geráshenko, un asesor del ministro del Interior Arseni Avákov. Geráshenko, sin embargo, ha negado tener relación con la página de web, que ha publicado también listas y datos de supuestos combatientes rebeldes.

El 7 de mayo, Mirotvoretz difundió una lista de más de 4000 nombres de periodistas que se acreditaron en las autodenominadas Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk (RPD y RPL). Siguieron airadas protestas por parte de la embajada de la UE y países del G7 en Kiev, así como de la OSCE, cuya representante para la libertad de expresión, Dunjia Mijatovic, se mostró preocupada por una iniciativa que “incrementa los riesgos de seguridad para los representantes de los medios”. La fiscalía de Kiev, a su vez, informó del inicio de una investigación para comprobar si la lista de Mirotvoretz impedía las actividades profesionales de los periodistas”.

Algunos de los periodistas de la lista recibieron llamadas amenazadoras por los teléfonos divulgados y la comisaría de defensa de derechos humanos de la Rada Suprema (Parlamento), Valeria Lutkovska, pidió el bloqueo de la página por violar la ley de protección de datos individuales. El 13 de mayo, la página anunció que se cerraba, pero al cabo de unos días reanudó su trabajo y publicó una nueva lista.

El viernes, en una conferencia de prensa, Poroshenko se pronunció por primera vez sobre el tema, que ha dividido a la clase dirigente ucrania y que también ha mostrado su poca comprensión sobre lo que significa el trabajo de periodista. “Yo, como presidente, y pienso que también el Gobierno, considero que fue un gran error”, afirmó el presidente.

El jefe del Estado afirmó que garantizaba la seguridad de los periodistas, dijo no tener nada que ver con Mirotvoretz y reconoció la necesidad de un mecanismo para que los periodistas puedan pasar la línea de frente. La acreditación periodística ucrania para llegar al territorio insurgente del Este o a Crimea es sumamente engorrosa en la actualidad. Los procedimientos, diferentes en ambos casos, exigen coordinar permisos de diversas instituciones gubernamentales, desde el Servicio de Seguridad y el Ministerio de Defensa (en el caso del Este) al Ministerio de Información y Servicio de Emigración (en el caso de Crimea). El cumplimiento de los pesados trámites oficiales de Kiev no evita, sin embargo, que los periodistas sufran problemas y suspicacias en los puestos de control. Una vez cruzados estos, los representantes de los medios deben acreditarse además ante las autoridades insurgentes, sin lo cual les sería imposible trabajar. Los datos publicados por Mirotvoretz se presentan como el fruto de la actividad de hackers en los ordenadores de la RPD y RPL.

Para evitarse molestias, periodistas rusos o acreditados en Rusia pueden sentirse tentados a cruzar la frontera ruso-ucraniana por la zona controlada por los "prorusos" (donde no hay guardafronteras ucranios) o a viajar en avión desde Rusia a Crimea. El ministro de Información de Ucrania, Yuri Stetz, advirtió el jueves que los periodistas “no tienen derecho” a penetrar en el territorio del Este de Ucrania sin permiso de las autoridades ucranias y a partir del territorio ruso.

Alusiones negativas a los informadores rusos

Poroshenko marcó como grupo aparte a los periodistas rusos, “algunos de los cuales”, según él, “hacen cosas delictivas. "Y eso es un caso separado”, dijo. En un ambiente dominado por la desorbitada propaganda de los medios oficiales rusos, pagan también justos por pecadores y los periodistas rusos tienen hoy “presunción de culpabilidad” en Ucrania. Ejemplo de ello fueron dos colaboradores rusos de un corresponsal de la televisión catalana TV3, que fueron vetados en el aeropuerto de Kiev el pasado abril cuando se dirigían a realizar un reportaje sobre el aniversario del accidente de la central nuclear de Chernóbil. Los guardas fronterizos dejaron entrar al corresponsal, un ciudadano español, pero no así a su equipo ruso.

Medios periodísticos en Kiev señalan que la reacción de Poroshenko es tardía e insuficiente y muestran escepticismo ante el argumento del presidente sobre su capacidad limitada de intervenir contra la página de web. “La cobertura objetiva y no tendenciosa de los acontecimientos en el Este de Ucrania por periodistas internacionales es el mejor instrumento para combatir la propaganda rusa”, señalaba un comunicado del Centro de Medios de la Crisis de Ucrania. Esta institución afirma el derecho de los ciudadanos de Ucrania “residentes en los territorios ocupados” a estar presente en el espacio mediático y el derecho a una cobertura adecuada de sus problemas, en especial humanitarios y sociales”.

Más información