Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Afganistán asegura que el líder talibán murió en el ataque con drones de EEUU

El jefe de Gabinete de Ejecutivo afgano dice que Mansur fue alcanzado en su coche

El coche en el que supuestamente iba Mansur al ser alcanzado el sábado.
El coche en el que supuestamente iba Mansur al ser alcanzado el sábado. AFP

Estados Unidos lanzó este sábado un ataque aéreo contra el líder de los talibanes, Ajtar Mohamed Mansur, en una zona de la porosa frontera entre Afganistán y Pakistán, según anunció el Pentágono. El Departamento de Defensa estadounidense considera que Mansur “probablemente” murió en el bombardeo, según dijo un funcionario a la agencia Reuters.

El jefe de Gabinete del Gobierno de Afganistán, Abdulá Abdulá, ha asegurado este domingo que Mansur murió en el ataque. "El líder talibán Ajtar Mansur murió en un ataque de drone en Queta, Pakistán, a las 16.30 de la tarde de ayer. Su coche fue atacado en Dhal Bandin", tuiteó Abdulá en referencia a un disfrito de la provincia paquistaní de Baluchistán fronterizo con Afganistán.

El sábado en un comunicado, el Pentágono evitó confirmar la muerte del líder insurgente ni el lugar de la operación. “Aún estamos evaluando el resultado del ataque y daremos más información cuando esté disponible”, señaló el portavoz Peter Cook. En casos similares, Washington no anuncia oficialmente la muerte de la persona hasta verificar durante semanas que han cesado sus comunicaciones y movimientos.

El mulá Ajtar Mansur.
El mulá Ajtar Mansur. REUTERS

En caso de confirmarse, la muerte de Mansur llega a los nueve meses de que los talibanes anunciaran la de mulá Omar, el hasta entonces líder del grupo insurgente. Según la inteligencia afgana, Omar había fallecido dos años antes en un hospital de Pakistán aparentemente por causas naturales. Tras asumir el cargo, Mansur pidió unidad frente al “enemigo” y prometió que continuaría la yihad “hasta que se restablezca el régimen islámico”.

Pese a que los talibanes han demostrado su capacidad de reemplazar a cabecillas, el ataque estadounidense supone un duro golpe al grupo porque llega en un momento de fortaleza de los insurgentes en Afganistán. Tras 15 años de intervención militar, la primera potencia mundial no ha logrado estabilizar el país centroasiático ni derrotar a los talibanes.

El Pentágono considera que Mansur estaba “activamente involucrado” en la planificación de atentados en Afganistán y suponía “una amenaza” a las fuerzas locales e internacionales. “Mansur ha sido un obstáculo a la paz y la reconciliación entre el Gobierno afgano y los talibanes, prohibiendo a los dirigentes talibanes participar en las conversaciones de paz con el Gobierno”, dijo Cook.

 El bombardeo contra Mansur se lanzó desde un dron tras ser autorizado por el presidente Barack Obama. El ataque, según Reuters, tuvo lugar en Pakistán. Varios aparatos no tripulados dispararon contra un vehículo en una zona remota de Pakistán cercana a la frontera afgana. EE UU también considera probable que otro miliciano muriera.

Pakistán ha sido un refugio de los talibanes. El fallecido líder de Al Qaeda Osama Bin Laden estaba escondido en ese país cuando murió en 2011 en una operación de fuerzas estadounidenses. Se desconoce si Pakistán fue informado del ataque contra Mansur, pero el hecho de que estuviera en su país alimenta las dudas estadounidenses sobre el compromiso pakistaní en la lucha contra los talibanes. En los últimos años, EE UU ha reducido drásticamente sus ataques con drones en Pakistán ante el malestar de Islamabad por las muertes de civiles en esas incursiones.

Más información