Rusia y EE UU no logran frenar la escalada de la guerra en Siria

Las potencias piden a la ONU que prepare el lanzamiento de ayuda desde el aire a civiles asediados

El ministro ruso de Exteriores, Seguéi Lavrov, y el secretario de Estado de EE UU, John Kerry, en Viena
El ministro ruso de Exteriores, Seguéi Lavrov, y el secretario de Estado de EE UU, John Kerry, en VienaLEONHARD FOEGER (EFE)

Las grandes potencias urgieron este martes a las partes en conflicto a acatar el alto el fuego pactado en Siria el pasado 27 de febrero, pero no lograron ponerse de acuerdo a la hora de frenar la reciente escalada del conflicto. El Grupo Internacional de Apoyo a Siria (ISSG, en sus siglas en inglés) —copresidido por Rusia y Estados Unidos y en el que participan una veintena de países, entre ellos España— lanzó desde Viena vagas advertencias a los grupos contendientes que violen el acuerdo, a los que amenazó con quedar sin la protección que les otorga el cese de hostilidades.

El mediador de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, reconoció en Viena que no estaba en condiciones de determinar cuándo podrán reanudarse las negociaciones de paz de Ginebra, “mientras no se produzcan resultados concretos” por parte del ISSG. “No posemos esperar demasiado, el Ramadán [mes sagrado musulmán de ayuno y oración] va a empezar pronto [en torno al cinco de junio]. Necesitamos que la aplicación de la tregua y de la ayuda humanitaria resulten creíbles”, advirtió el enviado de Naciones Unidas, quien lamentó se haya pasado de un nivel de cumplimiento del alto el fuego inicial del 80% a apenas un 50% tras los intensos combates registrados en Alepo (norte) y Deir el Zor (noreste), así como en Duma Oriental (en la periferia de Damasco), donde el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos contabilizó este martes medio centenar de muertos en enfrentamientos internos entre grupos rebeldes islamistas.

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, anunció tras el cónclave internacional que el Programa Mundial de Alimentos de las ONU va a poner en marcha un sistema de puentes aéreos y de lanzamiento de ayuda desde el aire para socorrer a la población aislada en seis zonas asediadas en Siria (cerca de medio millón de personas) que siguen sin ser accesibles para las agencias humanitarias. En la región cercada de Daraya, próxima a Damasco, el Ejército del régimen del presidente Bachar el Asad impidió el paso la semana pasada a convoyes con medicinas y alimentos infantiles de Naciones Unidas y de la Cruz Roja Internacional.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Sobre la firma

Juan Carlos Sanz

Es el corresponsal para Oriente Próximo en Jerusalén desde 2015. Antes fue jefe de Internacional. En 20 años como enviado de EL PAÍS ha cubierto conflictos en los Balcanes, el Magreb, Irak y Turquía, entre otros destinos. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Zaragoza y máster en Periodismo por la Universidad Autónoma de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción