Michel Temer

Una pequeña aldea de Líbano ve cómo uno de sus hijos preside ya Brasil

Btaaboura, de 300 habitantes, rebautiza su calle principal para homenajear al presidente de Brasil, Michel Temer

Btaaboura (norte de Líbano) - 13 may 2016 - 18:45 UTC
Bassam Barbar, primo de Michel Temer, borra la palabra 'vice' en el cartel de la calle principal que llevaba el nombre de 'Michel Temer'.
Bassam Barbar, primo de Michel Temer, borra la palabra 'vice' en el cartel de la calle principal que llevaba el nombre de 'Michel Temer'.Natalia Sancha

Una pequeña aldea de Líbano ha estado especialmente pendiente de Brasil en los últimos días porque Michel Temer, el hijo de dos vecinos, es desde este jueves el nuevo presidente interino del gigante sudamericano. Los familiares que aún tiene en Btaaboura y parte de los 300 vecinos se han reunido este viernes en la calle principal que, desde la última visita del entonces vicepresidente, en 2011, le rinde homenaje. “Calle Michel Temer, vicepresidente de Brasil”, se lee en portugués y árabe.

Más información

Con un bote de pintura en mano, Bassam Barbar, primo de Temer y alcalde del poblado, ha actualizado el cartel borrando el vice. Más de un centenar de vecinos, entre ellos una docena de la familia Temer, ha aplaudido al tiempo que una joven bailaba la danza del vientre al son de los tambores. “Estoy muy orgulloso de mi padrino”, dice emocionado Alain Temer, estudiante de ingeniería civil de 21 años y ahijado del nuevo jefe del Estado brasileño. “Salió de un pueblo de 200 habitantes y hoy es presidente de un país de 200 millones”, espeta.

“Estamos muy orgullosos y espero que represente a los brasileños tan bien como lo ha hecho con los habitantes del poblado de Btaaboura y de Líbano”, asegura Barbar, el regidor.

Nizar Temer, señala una foto de su tío, Nakhoul Tamer, el padre de Michel Temer.
Nizar Temer, señala una foto de su tío, Nakhoul Tamer, el padre de Michel Temer.JOSEPH EID / AFP

De Btaaboura, una aldea greco-ortodoxa en este país de 18 confesiones situada a 70 kilómetros al norte de Beirut, emigraron los padres del presidente. Aceitunero como la mayor parte de los hijos de este pueblo, Nahul Temer buscó fortuna en Brasil en 1925. Se llevó a los tres hijos que habían nacido en Btaaboura y tuvo otros tres en Brasil. Solo Michel, de 75 años y el benjamín, y Abid, siguen con vida.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Este viernes, sus vecinos festejaban su nombramiento en Líbano, un país que lleva dos años huérfano de presidente por falta de acuerdo entre los partidos, y pese a que haya llegado a lo más alto de rebote, tras la aprobación del proceso de impeachment de Dilma Rousseff.

En Brasil hay más libaneses que en en Líbano

N. S (Beirut)

Brasil alberga a cinco de los 12 millones que componen la diáspora libanesa y que triplica el número de habitantes con los que cuenta Líbano. “En 1978 el Emperador brasileño Don Pedro II visitó Líbano. Hablaba árabe y los rumores que extendió sobre ese lejano país durante su estancia corrieron de boca en boca provocando una migración masiva en 1878”, explica Roberto Khatlab, director del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad libanesa de Kaslik.

En 1930 , los libaneses comenzaron a integrarse en la política brasileña cuyo Congreso Nacional cuenta hoy con un 7% de miembros de origen libanés.

Descendientes de migrantes libaneses han presidido también otros Gobiernos en la región como el de Colombia, Ecuador o la República Dominicana.

“Orgullo” es la palabra que resuena de boca en boca en esta aldea que el menor de los Temer ha pisado dos veces en su vida. La primera, como representante del Parlamento de Brasil en 1997 y junto a su primera esposa, con la que tuvo tres hijas. La segunda, en 2011 ya como vicepresidente del Gobierno y con su tercera mujer, Marcela, de 32 años, con la que tiene un hijo.

En Btaaboure dicen saber poco de la política brasileña, aunque todos se apresuran a exculpar de cualquier cargo a quien consideran su hijo predilecto: “No creo en las acusaciones de corrupción. Ni tampoco ha dado un golpe de Estado, puesto que le han nombrado las instituciones del país”, defiende Nizar Temer, primo del presidente.

En las calles del pueblo resuena el portugués, herencia de los lazos que unen a sus vecinos con los más de 2.000 familiares asentados en Brasil. Mariam Bou Ghassam, en la sesentena, está de visita y se ha acercado a felicitar a la familia Temer. Lleva 55 años viviendo en São Paulo. “La gente en Brasil no está contenta con la situación económica. Espero que en dos años Michel ponga las cosas en su sitio”, comenta optimista.

“Estudiamos en el mismo instituto, y siempre fue un estudiante brillante ”, cuenta Elias Bajish, electricista de 70 años. Sus padres emigraron con los de Michel a Tietê, localidad brasileña donde nacieron y crecieron ambos. “Era una ciudad muy pequeña en la que tan solo podíamos ir al cine o pasear en los parques. Hoy ha crecido mucho”, recuerda.

En el salón de su casa, Nizar muestra las instantáneas que tomó junto a su primo Michel durante la visita que le hizo en Brasil en 1997. Le define como un hombre inteligente, cariñoso y cercano. “Cuando vino a Btaaboure en 2011 saludó a cerca de 2.000 personas una por una”, apostilla. La casa colindante a la de Nizar y que yace en ruinas pertenece también a Michel Temer. “Se emocionó al verla”, dice la también prima Sumaya Temer quien guarda un retrato del padre de Michel en su comedor. Ninguno de sus primos ha logrado contactar aún con él al teléfono para felicitarle. Y cuando lo hagan, será en francés, dice Sumaya: “Porque Michel aunque entiende algo, no habla árabe”.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50