Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clinton y Trump quieren sentenciar en Indiana la carrera electoral

Los dos aspiran a quedarse este martes muy cerca de la nominación presidencial

El Estado de Indiana celebra este martes sus elecciones primarias para escoger los candidatos demócratas y republicanos a las presidenciales de noviembre. No es una votación más dentro del maratón de primarias: puede hacer muy irreversible la nominación de la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump.

Ted Cruz debate con los seguidores de Trump en Indiana.

Estas son las cuatro claves:

1. Trump se acerca a ser el nominado antes de la convención

Trump ha dado la vuelta a las encuestas en Indiana y es el favorito para ganar. El Estado concede todos sus delegados (57) al candidato más votado. El multimillonario neoyorquino acumula 996 delegados. Necesita llegar a los 1.237 para garantizarse la nominación. Su objetivo es lograrlos en las nueve primarias que quedan en el próximo mes para llegar, con la nominación asegurada, a la convención republicana de julio.

Si Trump gana Indiana, le harán falta 184 delegados para la nominación. Según las proyecciones más pesimistas, tiene asegurados unos 120 en las primarias de Virginia Occidental, Nueva Jersey, Washington, Oregón y Nuevo México. La sesentena de delegados restantes los podría obtener fácilmente en California, que concede 172 y donde lidera las encuestas.

2. Cruz se desinfla

Indiana era teóricamente una baza segura para el senador Ted Cruz, que suma 565 delegados, al ser un Estado con una sólida base de votantes conservadores y religiosos (los republicanos han ganado allí nueve de las últimas 10 elecciones presidenciales). Cruz se ha movilizado ante el avance de Trump: llegó a un pacto a la desesperada con John Kasich, el tercer aspirante republicano, para que no hiciera campaña en Indiana, logró el apoyo del gobernador del Estado y anunció que Carly Fiorina, la exdirectiva que abandonó la carrera presidencial, sería su candidata de vicepresidenta.

El lunes, tras un acto en Indiana, el senador trató de dialogar con seguidores de Trump [ver vídeo en la cabecera de este artículo]. La actitud beligerante del magnate ha llevado a Cruz a impulsar una imagen de gestor calmado y dialogante. No hay rastro de la actitud desafiante que mostraba en el Senado, como cuando en 2013 forzó un cierre parcial del Gobierno en protesta por la reforma sanitaria del presidente Barack Obama.

3. Clinton llega como favorita

Clinton acaricia la nominación demócrata: acumula 2.165 de los 2.383 delegados necesarios, incluyendo los llamados superdelegados que pueden votar a quien quieran. La ex secretaria de Estado lidera las encuestas en Indiana. En las primarias demócratas, se reparten 92 delegados que se conceden proporcionalmente, por lo que es probable que afiance su ventaja frente al senador socialista Bernie Sanders.

Una de las claves es si Clinton logra arañar votos a la clase blanca trabajadora, como hizo la semana pasada en Pensilvania y que será un factor determinante en las elecciones de noviembre.

4. Sanders resiste

Pese a su diferencia de delegados respecto a Clinton, Sanders promete resistir. El senador, que tiene 1.357 delegados, ha reforzado su campaña en California y ha sugerido que no tirará la toalla antes de la convención demócrata en julio. Esgrime que es “virtualmente imposible” que la ex primera dama logre, antes de la convención, la nominación solo con el apoyo de delegados. Confía en que los superdelegados, que han prometido su voto a Clinton, cambien de opinión en la convención.

Sanders ha hecho una intensa campaña en Indiana con su retórica, situada a la izquierda de Clinton, contra las desigualdades económicas y los excesos de Wall Street. Un 57% de los votantes demócratas quiere que el senador mantenga su candidatura hasta la convención, según una encuesta de NBC News.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >